Enuresis: En qué consiste el sistema de alarma

Cómo se usa el sistema de alarma para controlar el pis

  • compartidos

La utilización de un sistema de alarma, junto a otras medidas preventivas de la enuresis, es una de las mejores formas para que el niño aprenda a reconocer cuando la vejiga está llena por la noche, y de esta forma despertarse para ir al baño a satisfacer sus necesidades. El sistema de alarma es como un despertador que es sensible ante la humedad y se coloca en la ropa interior del niño.

Sistema de alarma para evitar la enuresis

Sistema de alarma contra la enuresis infantil

Un sistema de alarma se activa cuando el niño empieza a mojarse. Este sistema ayuda al niño a reconocer cuando la vejiga está llena, así como la necesidad de levantarse cuando esto ocurre. Existen distintos modelos de sistema de alarma. La mayoría de ellos se componen de tres partes:

- un pequeño sensor

- una gasa absorbente en la cual está localizado el sensor

- una alarma que suena cuando se activa el sensor

Es muy importante que la utilización así como el seguimiento de esa alarma sea supervisada por una persona con experiencia en este trastorno, para que revise de forma continua la progresión del niño con este sistema. El niño deberá anotar día a día si se ha levantado sólo o gracias al sistema, así como el número de noches secas que ha conseguido.

Se puede usar ese sistema de manera continuada hasta que el niño haya tenido el suficiente número de noches secas. La mayoría de los pequeños tardan de 1 a 6 meses en pasar 15 días sin escapes nocturnos que activen la alarma.

En qué consiste el sistema de alarta contra la enuresis

El sistema de alarma para combatir la enuresis nocturna crea un reflejo de respuesta condicionada en el niño. Se pone un sensor dentro de una gasa o pañuelo, y se coloca en la ropa interior o en la cama del niño. Cuando el sensor detecta la humedad de la orina, se activa una alarma, sonora o vibratoria, para que el niño se de cuenta de que tiene que levantarse para ir al baño. De esa manera, el niño aprende a reconocer cuándo tiene la vejiga llena y la necesidad de levantarse cuando esto ocurre.

Con la ayuda de sus padres, el niño deberá anotar día a día si se ha levantado solo o gracias al sistema, y el número de noches secas que ha conseguido. Algunos sistemas de alarmas incluyen juegos, tablas con pegatinas etc. para que al niño le resulte más estimulante y divertido hacer el seguimiento. Dependiendo del casos, esas alarmas se utilizan en combinación con tratamientos de terapia conductual contra la incontinencia infantil. No están indicados en niños que se orinan muchas veces cada noche ni en pequeños con el sueño muy profundo, porque no se despiertan con la alarma.

Antes de empezar a utilizar alarmas para controlar la orina durante la noche es importante saber que suelen empezar a ser efectivas después de un periodo de 6 a 8 semanas, y estar preparados para pasar algunas noches sin dormir, ya que el sonido puede despertar a otros miembros de la familia. Según los especialistas, este sistema resulta eficaz en el 60 o 70% de los casos, y funcionan mejor que los fármacos, porque su efecto no desaparece al suspender el uso.

El papel de los padres con el sistema de alarma

El papel de los padres en estos casos es determinante para que su hijo se sienta seguro, esté tranquilo, confíe y pueda superar este problema lo antes posible. Deben animar al hijo a que no se olvide de apuntar la evolución de esta experiencia. Deben hacerle saber que esto podrá ayudarlo a solucionar el problema que él tiene para retener la orina, de una forma positiva y optimista.

Aparte de eso, los padres también deben de premiar al niño mediante recompensas no materiales, que refuercen su conducta positiva, como por ejemplo, hacer alguna actividad que a él le guste con su padre o madre: ir al cine, ir al campo, andar en bicicleta, jugar al fútbol o a las muñecas, etc.

Dibujos para colorear de partes del cuerpo humano

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud

Ad