Qué nos dicen los mocos de la salud de los niños

¿Sabes por qué llaman 'mocosos' a los niños hasta aproximadamente los 5 años? ¡Porque siempre están con mocos! Pero, ¿por qué será? ¿Será una señal de enfermedad? ¿Y si es así, por qué nunca se curan? 

Analizamos el tipo de mucosidad que tienen los niños y qué pueden decirnos según cómo sean. Nos basamos en las atentas explicaciones que los pediatras hacen en sus consultas a los padres.

Tipos de mocos en los niños

Tipo de mocos

Aunque insistimos en taparles, sacarles a la calle con un buen abrigo y un gorro de lana, al final, siempre terminan poniéndose malos. La razón, dicen los pediatras, es porque la mayoría de infecciones entran por la nariz. Y la primera señal, como no, suelen ser los mocos. Pero, ¿sabes qué significan?

1. Moco claro y abundante: En la fase inicial del catarro, el moco es claro, casi transparente o acuoso. Sube y baja por la garganta, desde la nariz hacia el estómago del niño. Los niños se tragan la mayor parte de estos mocos. Suelen ir acompañados de estornudos y es una fase que dura entre 2 y 4 días. En este caso, si este moco es muy molesto para el niño, se puede dar algún jarabe anti-histamínico. Es un moco que también se genera en caso de alergia.

2. Moco espeso y abundante: Cuando el catarro no cede, el moco se vuelve más espeso y va desde las vegetaciones hacia el estómago. La garganta pone en marcha sus defensas para luchar contra el catarro y hace que el moco descienda desde ahí con mayor espesor. En la nariz, sin embargo, apenas queda moco. Como el moco es espeso (y ligeramente blanquecino), cuando el niño se tumba, invade la garganta. Por eso tose. Y por eso parece estar peor por la noche.También beneficia que l niño ronque por la falta de espacio para la entrada del aire. Si este moco se desvía hacia los oídos, puede producir infección de oído. En muchos casos el niño necesita en esta fase algún tipo de corticoide nasal.

3. Moco verdoso-amarillento: El moco claro, cuando el niño se tumba, suele estar en una zona retenida, ya que no puede ascender o descender. De ahí que se vuelva un poco más espeso y cambie de color. El color amarillento lo dan los glóbulos blancos que están 'guerreando' contra la infección.

4. Moco verdoso: es un moco espeso y que aparece sobre todo a primera hora de la mañana. Es el moco espeso que genera la garganta al estar retenido durante bastante tiempo. Puede aparecer también en los ojos. Suele ser síntoma de que el organismo está luchando contra una infección. Al ser un moco de garganta, en este caso, los lavados nasales no son tan efectivos.

5. Moco con tos persistente y ahogo: en el caso de que el niño tenga síntomas de ahogo, porque le cuesta respirar y tose con mucha frecuencia y durante mucho tiempo, tal vez nos indique la existencia de una bronquitis.

6. Moco espeso con fiebre: el moco espeso, acompañado de fiebre puede estar indicando que existe una infección mayor a la de un catarro. Puede ser anginas, una otitis, neumonía...

La mayoría de niños terminan tragándose los mocos, lo que hace que tengan menos hambre. No te preocupes demasiado. Por sorprendente que te parezca, los mocos están compuestos por azúcar y proteínas

Ad