Ideas para pasar las vacaciones de Navidad con los niños y disfrutar en familia

Tiemblo de solo pensarlo, todavía recuerdo la pesadilla de levantarme e ir pisando piezas de construcciones por toda la casa, o como fui a coger un jersey del armario y tenía pegado a él una gran piruleta con el que una de mis hijas había decidido adornarlo; o cuando decidieron poner en práctica ese increíble juego de experimentos de química sobre la mesa nueva del salón… y, estoy segura, que el gato todavía recuerda que estuvo disfrazado de princesa durante 15 días.

Las vacaciones de Navidad con los niños y familia

5 ideas para pasar las vacaciones con los niños y disfrutar en familia

Realmente ¿estás preparado para tener a los niños en casa estas Navidades?

Yo tengo algunos consejos que pueden ayudarte a que los niños se entretengan, e incluso, que tú te olvides por un momento de las comidas navideñas, y del polvo que acumula el árbol de navidad.   

En Guiainfantil.com te cuento ideas de cómo pasar las vacaciones navideñas con los niños y disfrutar en familia.

1. Lo primero es relájarte: Es un momento especial para pasar en familia; que no puedes tener la casa tan limpia como siempre ¡qué más da! Es imposible recoger o pasar el aspirador con medio millón de juguetes esparcidos por todas partes, los niños corriendo en todas direcciones y tú subida en la lámpara del salón de la desesperación que tienes. 

Que el polvo sobresale medio metro por encima de los muebles, ¡pues ya tienes la nieve para montar el belén!, incluso puedes dejarle mensajes de amor a tu pareja escribiendo en ellos.

Que las camas están sin hacer, aprovecha para que tus hijos se monten cabañas dentro de ellas. 

Que no te has depilado el entrecejo porque has estado haciendo la cena navideña para tus suegros, pues ¡ponte un gorro de Papá Noel o disfrázate de Frida Calo, seguro que así les sorprendes de verdad!

Lo importante es no estresarnos, pase lo que pase. Si tú te pones nerviosa los niños también se ponen nerviosos, si tú das gritos, los niños también darán gritos, y sobre todo, ¿quieres pasarte todas las vacaciones navideñas enfadada? ¡Saca tu lado positivo!

2. Sal de casa siempre que puedas. Lo mismo a los niños les ha dado por lanzarse las canicas a la cabeza o por secuestrar a su hermano dentro del armario... ¡Da igual! Lo importante es salir de casa y que nos del aire a todos. Los gritos en la calle se dispersan, los niños se desfogan corriendo y nosotros no vemos como la casa se viene abajo.

Llévalos a ver la nieve o la playa, o a ver las luces navideñas, o les invitas a un chocolate caliente... cualquier excusa es buena. Cuando vuelvas a casa todos estaremos más cansados y tranquilos.

3. Inventa toda clase de entretenimientos familiares para que podáis disfrutar todos juntos. Podemos hacer manualidades navideñas con ellos, decorar el árbol de navidad  juntos e incluso hacer uno inventado. 

Saca tus dotes de cocinilla y enseña a los niños a hacer un tronco de navidad o galletas de jengibre, o podéis jugar a aquellos juegos que tenéis olvidados en la estantería… todo aquello con lo que puedan estar entretenidos y tú pasarlo bien con ellos.

4. No consigues dominarlos por mucho que lo has intentado. Estás a punto de coger la maleta e irte al Machupichu de vacaciones infinitas. Pues, si no puedes con ellos, ¡únete a ellos!

Que tus hijos te persiguen con la pandereta por toda la casa ¡monta un grupo musical donde tú seas la cantante! Suéltate el pelo, respira hondo, y canta como si no hubiera un mañana.

Que no hay manera de que se pongan el pantalón de los domingos con borlas de colores y flecos en los laterales que le ha regalado tu cuñada… pues ¡que vayan en pijama!... ¿qué podría pasar?... ¿que tenga vergüenza y quiera vestirse en la calle?... pues ahí estás tú para sacar esos pantalones, que te has llevado en una bolsa sin que él lo sepa, y que se los ponga él solito y tan encantado de la vida.

Y, recuerda: Si la vida te da limones haz limonada. La vida será cómo tú quieras verla. Y me imagino que, ya que tienes hijos querrás disfrutar con ellos, hacerles reír, que se lleven un buen recuerdo de cada navidad para el resto de su vida.

Entonces ¿por qué no contagiarnos un poquito de su locura durante 15 días? Ya tendremos tiempo para ser adultos serios el resto del año… ¡o no!

Disfraces navideños para bebés

Ad