Cosas que sólo comprendemos los padres y madres de hijos varones

  • compartidos

Como madre de 3 hijos varones, y persona que suele observar, analizar y preguntar mucho (la profesión manda), he podido ver cómo, a pesar de que cada niño y cada niña es un mundo, sí hay ciertas actitudes y formas de hacer las cosas que suelen ser comunes en niños.

En ocasiones porque la biología manda y en otras, quizás porque la tradición manda. La verdad es que seguro que sólo tú comprenderás estas cosas si también eres madre o padre de hijos varones.

10 cosas que sólo entendemos los padres y madres de hijos varones

Cosas que sabemos los padres y madres de hijos varones

1. Los niños conocen las diferencias de cada tipo de vehículo de construcción. Aprenderás sin darte cuenta los nombres algunos que desconocías, como la retroexcavadora o la motoniveladora.

2. Los hijos varones pueden tumbarse en el suelo con un coche entre las manos y dejar que pasen las horas mientras mueven el cochecito adelante y atrás como si no hubiera un mañana. A veces pueden construir un circuito pero, en definitiva, sólo necesitan tener un coche entre las manos para entretenerse.

3. No tendrán pantalones que no lleven rodilleras o parches, los romperán siempre por el mismo sitio. Les preguntarás si caminan de rodillas en el recreo, y ellos jurarán que sólo echaron un partidito de fútbol.

4. Encuentras piezas de Lego debajo de la cama, en el bote de lápices, sobre las mesas, en los rincones del sillón, en la lavadora y en tu propio bolso. Amenazas con tirarlas más de 200 veces si no las recogen pero al final, se las guardas para que puedan hacer esas construcciones que tanto les gustan.

5. Te sientas de forma habitual en una taza de váter encharcada de pis. Pides sin descanso que levanten la tapa y, cuando por fin lo consigues, vas por la noche a oscuras a hacer pis y... ¿qué ocurrirá? Casi te cuelas dentro del váter porque la tapa estaba levantada.

6. ¿Cuántas veces le has tenido que decir a tu hijo que sacara las manos de los pantalones? Ya sea que está viendo la televisión, leyendo un cuento o haciendo un ejercicio de matemáticas... ¡es como un imán! 

7. Los hijos varones son sencillamente... brutotes. No lo piensan dos veces si se tienen que meter en un campo lleno de ortigas, creen que jugar a peleas es lo más divertido del mundo, se mueren de risa con los temas de pedos y eructos y cualquier objeto puede convertirse en una espada láser o una metralleta.

8. Les pides que hagan pis antes de salir de casa pero... casualidades de la vida sólo les entran ganas cuando ven un arbolito en la calle. 

9. Quieren abrir esa radio vieja, ver las tripas de los juguetes electrónicos, coger las herramientas y arreglar cualquier cosa, separar objetos y volver a juntarlos.

10. Llevar el pelo despeinado, la camiseta llena de lamparones o la boca llena de chocolate, son minucias. Lo importante es poder saltar con la bicicleta una rampa, trepar a la rama más alta de un árbol o desafiar a la ley de la gravedad en un columpio.

Los niños pueden ser brutos, ruidosos, pueden saltar sin descanso, buscar siempre una ocupación, desbordar energía, darles igual la suciedad, el frío o el calor pero eso sí, también son sensibles, cariñosos y tiernos.

Les gustan los abrazos y las caricias, no lo confesarán a sus amigos pero les encanta que sigas diciéndoles esas palabras bonitas antes de dormir y aunque en el colegio corran antes de que les des un beso y un abrazo, en casa a solas, te dirán cuánto te quieren. 

Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

Ad