El peligro de tener la glucosa alta en las primeras semanas de embarazo

Sabíamos de los inconvenientes que puede tener la glucosa alta para las mujeres embarazadas, pero lo cierto es que un reciente estudio ha desvelado un dato nada tranquilizador, y es que los efectos del azúcar en sangre puede ser mucho más preocupantes de lo que se creía.

Según un estudio reciente, la glucosa alta en el primer trimestre de embarazo puede hacer que los bebés tengan enfermedades cardiovasculares al nacer, aunque las madres no sean diabéticas. Te contamos cuáles son los peligros de tener la glucosa alta en las primeras semanas de embarazo.

El peligro de tener la glucosa alta en las primeras semanas de embarazo

El peligro de tener la glucosa alta en las primeras semanas de embarazo

La hiperglucemia o el exceso de azúcar en sangre durante la gestación es una enfermedad común que suele desaparecer después del parto. Las consecuencias para el feto es un crecimiento excesivo, y una mayor probabilidad de padecer obesidad infantil, ya que aproximadamente dos tercios del azúcar de la madre van a parar al bebé. Si la madre tiene niveles de azúcar elevados, esa dosis extra de glucosa puede sobrecargar el páncreas del niño y producir más insulina. Esto afectará al desarrollo del bebé que puede crecer más de lo normal y tener un tamaño superior a la media.

Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Standford, Estados Unidos, han publicado en la revista The Journal of Pediatrics un dato muy preocupante para las futuras madres: el exceso de azúcar en la sangre durante las primeras semanas de embarazo también podría dañar el corazón del bebé, incluso si la madre no padece diabetes.

Durante ese primer trimestre de embarazo es cuando el corazón del bebé se forma, y en el caso de que la madre tenga un incremento de más de 10 mg/dl de glucosa en la sangre, puede aumentar hasta en un 8% las probabilidades de que el futuro niño nazca con un defecto en el corazón.

Un simple análisis de sangre puede destapar si efectivamente estamos padeciendo diabetes gestacional. Se diagnostica cuando a la embarazada le realizan el Test de O'Sullivan, más conocida como la curva de glucosa en sangre; en el caso de que la embarazada tenga unos índices altos deberá seguir una dieta especial y realizar una serie de ejercicios para poder controlar los niveles de azúcar en la sangre. Pero lo preocupante es que esa prueba no se realiza normalmente hasta la semana 24 de embarazo, con lo que sería demasiado tarde ya que el corazón del feto ya estaría formado completamente.

Este estudio se ha llevado a cabo con un seguimiento durante 14 años entre casi 20.000 mujeres, y sus resultados han sido muy significativos, aunque se pretende continuar con él para evidenciar de una manera definitiva sus conclusiones y así diagnosticar precozmente el riesgo de enfermedades cardiacas en niños.

Nombres de niños más populares para tu bebé

Tu semana de embarazo

Ad