La horripilante historia de la madre más joven del mundo

Los casos de madres adolescentes son apabullantes sobretodo en países como México, donde el 20% de los nacimientos son de madres menores de 20 años, muchas por causas de abusos sexuales y violaciones que suelen darse dentro del entorno familiar.

Pero el caso de Lina Medina es cuanto menos horripilante. Se dio en Perú en el año 1939, en el que una niña de tan solo 5 años dio a luz convirtiéndose en la madre más joven de la historia.

La historia de la madre más joven del mundo

La historia de la madre más joven del mundo

Es una historia que pocos conocen, ya que se dio en un país del que por entonces poco se hablaba. Tampoco las autoridades locales quisieron hacerse eco de esta noticia para que la familia de la niña no se convirtiese en un circo mediático. Y, en aquellos años no existía internet, con lo que esta historia casi quedó en el olvido sino llega a ser porque las nuevas tecnologías la sacaron a la luz para convertirla en un libro hace unos años.

La familia de Lina Medina, vivía en la región de Huancavelica y carecía de recursos, así que cuando el padre empezó a ver que a la niña le crecía la tripa, la llevó a un curandero de la zona, quien recomendó llevar a la niña al médico en vista de que podía ser un tumor. Pero cuál fue la sorpresa de los médicos al descubrir que Lina estaba embarazada con tan solo 4 años.

El doctor Gerardo Lozada, la atendió hasta el momento del parto, que fue el 14 de mayo de 1939, cuando la niña tenía 5 años y medio.

Fue entonces cuando las autoridades decidieron arrestar al padre de la niña como posible abusador de su hija, pero finalmente le soltaron por falta de pruebas. Más tarde se pensó que el verdadero padre del hijo pudo ser uno de sus 8 hermanos que tenía discapacidad intelectual, y se archivó el caso.

Finalmente, nunca se supo quién fue el padre, así que muchos decidieron atribuir el hecho a un milagro divino.

La historia de la madre más joven del mundo

Aunque, lejos de creencias, lo que resultaba más curioso del caso era de orden biológico. ¿Cómo puede ser que una niña de tan corta edad pueda tener desarrollados los órganos sexuales?

Según la madre, la niña nació con un desarrollo precoz y su primera menstruación fue cuando ella tenía 2 años y medio de edad, algo totalmente insólito, pero que las pruebas médicas corroboraron.

La familia de Lina decidió decirle al niño, al que le bautizaron como Gerardo en honor al médico que la atendió, que era hermano de Lina, aunque le destaparon la verdad cuando éste cumplió los 10 años.

Gerardo murió a los 40 años de edad, pero su madre Lina sigue viva y hoy tiene 84 años. Tras la publicación del libro escrito por el ginecólogo Lozada, fue llevada ante palacio de gobierno en 2002 para solicitar al estado peruano que le otorgara una pensión vitalicia.

10 consejos para hablar de sexo con los niños

Tu semana de embarazo

Ad