La humillante medida de una profesora para castigar a su alumno

Profesores, como en todas las profesiones, hay de todo tipo. Todos hemos tenido ese profesor al que admirar y ese otro al que guardamos rencor por lo que nos hizo pasar.

Sin embargo, más allá de maestros buenos, malos y regulares, los hay que nunca deberían ejercer la enseñanza, ni se les debería permitir hacerlo. Y es que, las medidas que toman en el aula son tan humillantes para el niño que puede causarles traumas a largo plazo. Este es el caso de una profesora de Chile que tomó una humillante medida para castigar a su alumno por moverse en la mesa.

Una profesora toma una indignante medida para castigar a su alumno

La medida de una profesora para castigar a su alumno

Es labor del profesor enseñar a los niños a tener una buena actitud en clase, es mérito suyo estimular al niño y lograr que atienda a las explicaciones sin que charle, entretenga o pierda el interés. Los maestros han de manejar recursos para mantener la atención de los niños, pero algunos, como esta profesora de Chile, maneja unos métodos no sólo humillantes para el niño sino dignos de denuncia.

Y es que, una madre acaba de denunciar no sólo en el propio colegio, sino que también lo ha hecho público en su página de Facebook el castigo que recibió su hijo por parte de una profesora: 

"Entro y lo veo con su mesa y silla amarrada con Scotch, le pregunté inmediatamente por qué estaba amarrado y me dijo que la profesora se lo había puesto para que no se parara... Ella decía que lo hacía con varios niños y que estaba autorizada por los apoderados lo cual es mentira porque obviamente les conté lo que había pasado y al hacerlo, cada uno habló con sus hijos y los niños cuentan que la profesora les tapa la boca y les amarra las manos con Scotch... ella solo decía que lo hacia por el bien de los niños y que estaba tranquila porque no tenía denuncias en su contra..."

Este es sólo un extracto de la denuncia de esta madre en redes sociales por el trato recibido por su hijo. La profesora de su hijo había decidido atar el pupitre y la silla con cinta adhesiva para evitar que el niño se moviera en la mesa. Ni era la primera vez que lo hacía, ni era su única medida puesto que, según relata la madre también les había llegado a tapar la boca.

La diferencia entre un buen y un mal profesor

Los padres sabemos que no es fácil lograr que algunos niños permanezcan sentados en la mesa. Más difícil es además, cuanto más pequeños son. Es más, hay niños a los que les cuesta más que a los demás estar sentados en una silla durante un largo rato, niños TDAH o niños inquietos y nerviosos son los más susceptibles de recibir las reprimendas de los maestros porque les cuesta estar quietos en clase. Pero, ¿la solución es atarles a la silla? Solo un mal maestro tomaría esa decisión.

En mi colegio había una profesora ató varias veces a una compañera a la silla con el cinturón del baby para evitar que se moviera, era la misma profesora que zarandeaba a las niñas cuando no sabían hacer una ecuación o las llamaba "piojos" si eran muy pequeñas.

Lamentablemente este modelo de profesores autoritarios, violentos y que tienden a la humillación de los alumnos no es cosa del pasado. No es la primera vez que leemos noticias de este tipo, yo misma conozco el caso reciente de un niño al que sacaron con la mesa y la silla al pasillo para que los demás se rieran de él. Esos son los malos profesores, los que se han de imponer mediante el miedo y un mal entendido respeto. 

Nadie dice que la profesor de maestro sea fácil, de hecho, creo que es una de las más difíciles puesto que en sus manos tienen la educación de los hombres y mujeres del futuro. Trabaja con el elemento más sensible de todos: los niños. Y ahí es donde entra el buen maestro, que es no sólo el que transmite conocimientos a sus alumnos, es el que les enseña a pensar. El buen profesor es empático, sabe ser firme pero siempre con respeto hacia el alumno, es flexible y responsable. El mejor profesor es aquel que es entusiasta y se entrega cada día con pasión a sus alumnos.

Ad