Por qué las niñas pueden ser masculinas y los niños no pueden ser femeninos

Mi sobrina lleva bañador de chico en verano y a nadie le parece extraño, sin embargo, el hijo de mi vecino lleva las camisetas rosas de sus hermanas y todo el mundo en mi vecindario lo critica. Una niña se disfraza de bombero y no pasa nada, un niño se disfraza de princesa y la noticia da la vuelta al mundo.

Solo son ejemplos, pero resumen un pensamiento general en nuestra sociedad: las niñas pueden ser masculinas y los niños no pueden ser femeninos. Pero, ¿por qué?

Las niñas pueden ser masculinas pero está mal visto que los niños sean femeninos

Las niñas pueden ser chicazos y los niños no pueden ser femeninos

Aunque todavía quede un recorrido largo por hacer en cuanto a la igualdad de género y la equiparación de los derechos de hombres y mujeres, hay que reconocer que se han conseguido muchas y buenas cosas.

¿Acaso te sorprende hoy que una niña juegue al fútbol?, ¿que una niña vista con pantalones?, ¿que juegue con coches de juguete? No pongas caras extrañas, todo esto era impensable hace unos años. 

Hoy en día está socialmente aceptado que una niña se vista o actúe como un niño, es más, se respeta sus deseos de llevar el pelo corto, llevar ropa masculina, trepar a los árboles o practicar deportes asociados al género masculino, sin pestañear. Sin embargo, es cierto que se suele pensar que... "es solo es una fase, ya querrá ponerse vestidos o jugar con niñas más adelante".

Pero, ¿qué ocurre a la inversa? Los niños no pueden ser femeninos sin enfrentarse a las críticas de otros niños e incluso a las de los padres de esos niños. No está socialmente bien visto que un niño vista de rosa, juegue con muñecas, quiera pintarse las uñas o solo quiera estar con niñas. No sólo no se comenta "es una fase", sino que sus padres se echan a temblar pensando en la que se avecina, porque lamentablemente su hijo es blanco fácil de burlas e incluso acoso en el colegio. 

Si esto ocurre en la infancia, estamos hablando de niños, que no ocurrirá con adultos. Es la prueba de que, aun en torno a la igualdad de género, queda mucho por conseguir, y no sólo son las niñas o mujeres quienes han de conquistar más derechos, en este caso, son los niños y los hombres quienes lo tienen más difícil. 

Diferente educación para niños y niñas

Hoy en día las niñas pueden hacer lo que quieran, es más, a las niñas les decimos que pueden ser lo que quieran y hacer lo que quieran... "¿Quieres ser piloto en el ejército? Tú puedes", "¿Quieres ser presidente de la nación? Tú puedes?", "¿Piloto de Fórmula 1? Yo te apoyo".

Pero, ¿qué les decimos a los niños que dicen que quieren ser maquilladores, modistas o esteticien de mayores? ¿les alentamos?, ¿intentamos que escojan profesiones más masculinas o que supongan más poder? Es posible que no le demos mucha importancia pero que tampoco nos quedemos tranquilos. Y es que, alentar que los niños sean más femeninos no entra dentro de la conciencia de la sociedad actual. ¿Por qué? En la masculinidad sigue el poder. 

Es por ello que alentamos a las niñas a llegar más lejos y a conseguir puestos tradicionalmente masculinos pero no alentamos a los niños para conseguir puestos tradicionalmente femeninos.  

Sigue siendo extraño que un niño juegue con cosas que se consideran "de niñas", por ello se hacen virales noticias de padres que disfrazaron a sus hijas de princesa porque los niños así lo eligieron. Sin embargo, deberíamos someternos nosotros mismos a examen para analizar nuestros miedos y temores para no dejarnos llevar así por los prejuicios en la educación de nuestros hijos e hijas y dejarles ser ellos mismos.

Cuáles son los Derechos del Niño

Ad