Tabla para que los niños aprendan a leer las horas de forma divertida

Aprender a leer las horas supone un verdadero quebradero de cabeza para muchos niños: que si la hora digital, que si la hora analógica, que si se puede decir y quince, pero también y cuarto...

Supone un verdadero lío para las pequeñas mentes de los niños que empiezan a asomarse al mundo de los mayores, y es que los relojes les atraen de forma poderosa. Para evitar que esa curiosidad se torne en distancia ante la dificultad de leer las horas, en Guiainfantil.com te proponemos que imprimas esta divertida tabla para aprender a leer las horas de forma divertida y la coloques en la habitación de tus hijos. Y además te damos una serie consejos y trucos que puedes poner en práctica. 

Tabla para aprender a leer las horas de forma divertida

Puedes imprimir esta tabla y pegarla en la habitación de tus hijos para que aprendan a leer las horas de forma divertida. Así cuando se les olvide cómo se lee una hora, sólo tendrán que acudir a su tabla y comprobarlo ellos mismos. Con esta tabla, puedes repasar con tus hijos tanto la hora en formato 12 horas como 24 horas.

Tabla para aprender a leer las horas

Métodos para aprender a leer las horas del reloj

A mis hijos siempre les han interesado los relojes, tanto es así que desde bien pequeños, pedían tener uno. Y allí estaban los relojes, en sus pequeñas muñecas, donde las manecillas podían dar vueltas y vueltas, mientras que a ellos les resultaba muy difícil poder leer las horas. Antes de que perdieran el interés pensé en cómo enseñarles a leer las horas de forma divertida y aquí comparto con vosotros los métodos que utilicé:

1- Un reloj: parece obvio, ¿verdad? Pues no lo es tanto, ya que en ocasiones nos empeñamos en que aprendan a leer las horas sin dejarles tocar o mover las manecillas. No basta con que señalemos a un niño las horas en un reloj, debemos hacernos con uno que puedan manejar, dar vueltas, avanzar las horas y así ir diciendo en alto la hora que va marcando el reloj. 

Si no tenéis un reloj en casa que podáis utilizar, podéis crear uno propio, basta con una cartulina, un plato de plástico o cualquier otra superficie que podáis reciclar en casa. A modo de manecillas colocad, palos de helado, palillos o cartulina (podéis unirlas con un encuadernador). Dibujad los números y... ¡listo!

2. Fichas: puedes crearlas tú misma en casa, en ellas dibujarás relojes sin manecillas e indicarás al lado una acción: comer, dormir, salir al parque, ir al colegio... El niño deberá indicar en las fichas tanto la hora digital, como la hora analógica, con tu ayuda al principio, por supuesto.

3. Juegos interactivos: podemos utilizar todo lo bueno que tiene la tecnología para fomentar el aprendizaje divertido. Encontrarás un montón de aplicaciones que enseñan a los niños a leer las horas jugando.

Una cosa más, no presiones a tus hijos para que comiencen cuanto antes a leer las horas del reloj, es importante que respetemos su evolución. Primero habrán de comprender bien el concepto de tiempo: que es un día, una semana, una hora... De lo contrario, podremos lograr un efecto rebote, en lugar de interesarse por aprender a leer las horas, se frustrarán y no querrán continuar. 

Fichas con las letras del abecedario para niños

Ad