El sorprendente método Guillour para aumentar la concentración de los niños

  • compartidos

Hay niños que hacen sus deberes del tirón, en tiempo récord y sin levantar la vista del papel. Sin embargo otros tardan una eternidad, porque cualquier cosa les llama poderosamente la atención y terminan desconcentrándose. Para todos ellos, este sistema es más que interesante. 

El método Guillour para aumentar la concentración de los niños se basa en la observación a través de un espejo... Te lo explicamos. 

En qué consiste el método Guillour para aumentar la concentración de los niños

Metodo Guillour

¿Qué es exactamente el método Guillour? Se trata de una serie de ejercicios estructurados a través de líneas y trazos que los niños deben copiar o repasar  mirando la imagen en un espejo. Es decir: trabajan la simetría y la inteligencia espacial. Pero además les obliga a concentrarse y fijarse en los pequeños detalles de la figura

El niño debe reproducir la figura o serie de figuras que ve en el espejo, buscar figuras ocultas o trazar el camino de un laberinto. Y, ¿qué se consigue con esto?

1. Ayuda al niño a estimular los hemisferios cerebrales, ya que se ve obligado a utilizar las lateralidades. 

2. Crea una mayor conexión neuronal.

3. Mejora la coordinación ojo-mano.

4. Aumenta los ciclos de concentración, ya que el niño primero debe observar y luego plasmar en el papel.

Es un sistema que beneficia a todos los niños por igual, pero está especialmente indicado para niños con TDAH  y para niños con parálisis cerebral. Un ejercicio que recomiendan hacer de forma lenta. Es decir: se pide al niño que vaya plasmando el dibujo que ve en el espejo y que luego repase las líneas con el dedo lo más lento que pueda. Cuando el niño recorre las líneas con el dedo, focaliza mejor lo que está haciendo

En ocasiones el ejercicio le pedirá copiar un dibujo en la misma dirección que observa y en otras que lo copie en la forma inversa. O bien buscar la salida en un laberinto pero sin dejar de mirar al espejo. El ejercicio entonces se complica, ya que los ojos suelen engañar al cerebro, y éste debe concentrarse para buscar la solución sin dejarse 'engañar' por el resto de sentidos.

La profesora (y psicopedadgoga) que ha creado este sistema no se llama Guillour, sino Lourdes Gutierrez Vázquez y es de México. Sin embargo, es un sistema que utilizan en muchos países de forma similar, pero sin espejo. Lo hacen mediante cenefas, ese dibujo que los niños trazan guiándose por los cuadrados de los cuadernos cuadriculados.

Otros métodos de concentración para los niños

Cenefas o grecas para niños

La concentración se puede ejercitar, así que si tu hijo tiene problemas en clase y en casa a la hora de hacer los deberes porque se desconcentra hasta con un rayito de sol, pon en práctica todas estas herramientas:

- Las cenefas o grecas: Las cenefas o grecas también suponen para los niños un fantástico sistema para mejorar la concentración. Par que salga perfecto, deben contar los cuadrados y tener en cuenta cada uno de los detalles. Puede pedirse que se haga fiel al ejemplo o que se copie de forma inversa.

- Puzzles: El juego por antonomasia que ayuda a mantener la concentración y a ejercitar de paso la paciencia. 

- Rompecabezas y diferencias: Son juegos que divierten tanto a niños como a mayores. Un pasatiempo para ellos que es además un entrenamiento fantástico para el cerebro. En el caso de los rompecabezas, les ayuda a buscar soluciones y a practicar la lógica deductiva, y en el de buscar las diferencias, a centrarse en los detalles al  máximo.

- Dominó: Un juego clásico, sí, con innumerables beneficios. Para grande y pequeños. Existen dominós diseñados para los niños. Deben unir imágenes similares y de paso irán desarrollando la capacidad de estrategia. Poco a poco irán adelantando mentalmente jugadas para deducir qué imagen será mejor utilizar en un momento determinado.

- Memory Card: Ejercita la memoria y la concentración. Los niños deben fijarse en una serie de cartas con dibujos que dejarán de ver en unos segundos. Deben recordar en qué posición estaban las imágenes repetidas por parejas.

- Laberintos: Nada como un laberinto para focalizar la atención de un niño. Buscar una salida puede parecer fácil, pero no lo es cuando el laberinto se complica y el niño comienza a perder la paciencia. Un ejercicio fantástico para ejercitar de paso la inteligencia deductiva.

- Pintar mandalas: Ideal para niños más inquietos, ya que las mandalas exigen cierta paciencia, concentración y esfuerzo. El uso del arte para mejorar la concentración es todo un acierto.

Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud

Ad