El curioso modo en que razonan los niños

Los niños no dejan de sorprendernos. En una de esas conversaciones sin importancia que tienes a la salida del colegio con tu hijo, le pregunté a una de mis hijas:

- Cariño ¿hoy has cantado en el escenario del colegio?
- Si, he cogido esa cosa que es para que te oigan todos bien.
- ¿El micrófono? - contesto yo.
- ¡Sí, eso! el túcrofono - me contesta ella con toda la lógica del mundo.

Y es que los niños muchas veces demuestra una lógica aplastante que nos hace reir a mandíbula batiente y que nos asombra con su razonamiento.

Su cerebro crece a un ritmo tan vertiginoso que apenas les da tiempo a asimilar ciertos conceptos y, claro, los sueltan en cualquier situación, de ahí que surjan reflexiones curiosas que muchas veces hacen tambalear las nuestras por su creatividad, ocurrencia e incluso lógica.

Los niños tienen una manera de procesar la información diferente, que no se parece nada a la de los adultos. Te explicamos el curioso modo en que razonan los niños.

¿Cómo razonan los niños?

El curioso modo en que razonan los niños

No todos los niños evolucionan al mismo tiempo, la madurez de su razonamiento depende de muchos factores, pero sí que todos siguen el mismo proceso de razonamiento.

Existen 4 etapas diferenciadas de razonamiento según la edad del niño:

1- La primera etapa se da entre el nacimiento y los dos años, y en ella tienen especial relevancia los sentidos. A través del oído, el gusto, el tacto, el olfato y la vista el bebé empieza a relacionarse. Comienza a desarrollar sus reflejos ante los estímulos más primarios, y a verse en la necesidad de interactuar con los adultos para poder conseguir lo que quiere, así empiezan los primeros razonamientos lógicos, que tienen más que ver con el espacio que ocupa, la reacción causa y efecto, por ejemplo: “si lloro me dan de comer”, y sus primeras palabras.

2- De los 2 a los 7 años. Es la época del ¿y por qué...? El niño intenta recabar toda la información posible sobre lo que tiene a su alrededor, hace miles de preguntas, comienza a tener un leve sentido del tiempo y el espacio, y comienza a elaborar sus primeros pensamientos. Es durante esta etapa cuando surgen esos pensamientos tan espontáneos y divertidos, ya que el niño recibe información pero todavía no sabe procesarla adecuadamente.

En este periodo no es capaz de hacer muchas reflexiones, no le interesan las respuestas lógicas porque no las entiende en su totalidad, solo busca afirmaciones sencillas sobre lo que le rodea.

Durante estos años se desarrolla el razonamiento verbal y numérico y por tanto debemos incentivarlo lo más posible.

3- De los 7 a los 11 años surgen los primeros razonamientos lógicos. Ahora ya sabe manejar mejor esa información recabada durante sus primeros años, y va sustituyendo la fantasía por las operaciones lógicas. Es curioso que durante estos años el niño no es capaz de distinguir los puntos intermedios, ni los matices, sino que todo es blanco o negro.

4- De 11 a 12 años se inicia el razonamiento lógico y abstracto. Son capaces de pensar fuera de su tiempo y espacio, empiezan a analizar, sintetizar y aplicar reglas. Es el momento de las matemáticas más complejas y de reflexionar sobre todo lo que han aprendido hasta ahora. ¡Agárrate! también comienza su etapa más reivindicativa y rebelde, ya que se empiezan a cuestionar todo lo que le has inculcado hasta ahora.

Ad