Bebés diseñados al gusto de los padres, ¿es posible?

¿Es posible diseñar bebés a gusto de los padres? Aunque parezca ciencia ficción, técnicamente, estamos mucho más cerca de lo que parece. La ciencia está muy próxima a tener las herramientas para hacerlo posible.

Sin embargo, hay un dilema ético que obliga a todos los ciudadanos a participar en la conversación y es por este motivo que decidimos exponer este tema que puede llegar a ser tan controvertido.

Bebés a la carta: ¿sí o no?

Bebés a la carta

El científico biomédico Paul Knoepfler estima que en menos de 15 años podrán realizarse “upgrades” a  embriones, según sostuvo en una Conferencia Ted celebrada en Viena a fines de 2015. La tecnología denominada CRISPR es según él, una especie de navaja suiza que permite detectar lo que sucede dentro del código genético de un embrión, eliminar partes y “re-escribir” otras.

Esto permitirá eliminar enfermedades de transmisión genética, por ejemplo, pero también determinar que un bebé sea rubio o moreno, alto o bajo y súper inteligente. Hasta ahora, en muchísimos países no hay regulación al respecto, por lo tanto es de esperar que, a menos que la humanidad toda se ponga de acuerdo, que existan “paraísos genéticos” donde por varios miles o millones de dólares, esta selección se lleve a cabo. 

Y tal como sostuvo en su conferencia Paul Knoepfler,  es posible que nosotros no estemos de acuerdo con estas prácticas, pero si de todos modos otras personas sí tienen bebés “diseñados” el mundo se volverá un lugar muy extraño. 

Durante la Conferencia TED, Knoepfler se pregunta cómo nos sentiremos como padres si otros niños son definitivamente lindos, atléticos e inteligentes y al mismo tiempo cómo se sentirán nuestros hijos al lado de compañeros súper fabulosos. Y aún va más allá y se cuestiona si estos niños excepcionales podrán concurrir a una escuela común o habrá que crear instituciones especiales para estos super niños.

Y al mismo tiempo, cómo afectará al temperamento de esos chicos el saberse tan especiales. ¿Qué será de su ego y de su narcisismo? Hace 60 o 70 años nos horrorizamos con la creencia de una raza superior como postulaba el nazismo, pero hoy efectivamente los humanos estamos cerca de poder hacerlo realidad. 

Knoepfler plantea aún otra cuestión: ¿Qué pasa si los propios gobiernos se ven tentados a propiciar el uso de esta tecnología científica a efectos de recortar gastos en salud? Porque obviamente si los chicos nacen sanos y con probabilidades de desarrollar ciertas enfermedades los costos de salud serán menores. En estos momentos las comunidades científicas del mundo están debatiendo estos temas. Creo que es bueno que por un momento el resto de las personas dejemos nuestras tareas cotidianas y nos detengamos a reflexionar. Porque como plantea Michio Kaku en “La Física del Futuro”, las generaciones que viven en el presente son las más importantes que han pisado la superficie terrestre, “porque son las que determinarán si alcanzamos la civilización del tipo I o si caemos al abismo” 

Tu bebé mes a mes

Ad