12 cosas del campamento de verano que debes saber antes de enviar a tu hijo

Consejos para padres que buscan un campamento de verano para sus hijos

Antes de enviar a tu hijo a un campamento de verano, ten en cuenta estos consejos. Desde asegurarte qué empresa lo organiza hasta qué actividades podrá hacer tu hijo... Aquí tienes hasta 12 preguntas que deberías hacerte a la hora de escoger el mejor campamento de verano para tu hijo. 

12 preguntas para elegir el mejor campamento de verano para los niños

Campamentos de verano

1. ¿Quién es la empresa organizadora?

Es el primer aspecto que se debe estudiar bien. Quién organiza las colonias, tanto si son con pernoctaciones como si son escuelas de verano/pascua. Es importante asegurarse que la empresa tiene una densa experiencia contrastada y que podéis ver las opiniones de otros usuarios que han asistido a dichas colonias. 

2. Cuáles son sus prioridades, su filosofía, los objetivos que se plantean con los niños, etc.

Se deberían poder ver claramente en la web o deberían explicarse en una reunión informativa. Parece una obviedad, pero hay que asegurarse cuál es el objetivo pedagógico final que tienen con dicha colonia; pero, sobre todo, que cosas van a priorizar para llegar a ese objetivo. 

3. Qué tipo de personal tienen y cuál es su proceso de selección.

- Los padres deben fijarse si es una entidad que trabaja o realiza actividades durante todo el año. Es la mejor manera de garantizar que el personal es de confianza ya que serán educadores que conocen cómo trabajar con niños. En muchos casos hay empresas que contratan solo para las campañas estivales y aunque hagan una selección y formación, nunca se conoce bien a una persona hasta que la has visto trabajar durante años, o como mínimo meses. Además es importante que dispongan de titulación específica. No basta con "...que le gusten los niños".

- También hay que informarse bien de cuantos niños/as llevará cada educador. Si es la primera vez que salen de casa y en edades entre los 3 y los 7 años no debería exceder de 6 a 8 niños/as por educador, para asegurarse de poder tener un trato y cuidado individualizado.

- Deberemos asegurarnos de cuantos responsables hay y cuantos profesionales sin llevar grupos (coordinadores, coordinadores logísticos, animadores, educadores de apoyo, sanitarios, etc.) Esto es imprescindible, ya que, en muchos sitios, los mismos educadores son los que se encargan de realizar otras competencias además de las de cuidar a los niños y en este tipo de campamentos los educadores deberían estar las 24 h. al cuidado y atención del grupo.

- También es importante que haya ese personal extra por si hay alguna eventualidad o urgencia que asistir, que nunca se queden los niños sin atender bien. Ese personal extra será lo que más encarecerá este tipo de colonia, pero será una de las cosas que asegurará que esta primera experiencia sea positiva

4. ¿Deberíais poder tener contacto con los niños/as?

Es mejor que no se pueda hablar con ellos ni verlos durante el campamento, sobre todo en las primeras salidas del entorno familiar. Hemos constatado que siempre es contraproducente para su integración, por estar adaptándose a un nuevo reto de "supervivencia" sin sus papás. Por ello os aconsejamos que miréis de qué forma podéis enteraros de cómo se lo están pasando. Por ejemplo, un teléfono de atención en un horario donde podáis hablar con algún responsable y que os cuente, algún video-blog o forma que de vez en cuando veáis que hacen, pero sin que ellos os vean.

5. ¿Cómo os pueden garantizar la seguridad de vuestros hijos?

Algunos aspectos a tener en cuenta  y que pueden daros tranquilidad en ese aspecto, son por ejemplo, si el recinto está totalmente vallado, si no es excesivamente grande donde se puedan perder, si la piscina está totalmente vallada con una valla no escalable, si no hay zonas peligrosas de riscos, diferentes alturas de desniveles, qué profundidad tiene la piscina, cuantos educadores vigilan a los niños a la hora del baño, si tienen animales, qué tipo de animales son o si montan a pony, están en un picadero cerrado o noria de seguridad, donde si se le escapara al educador, no corriera ningún riesgo el niño/a.

En el caso de que sea sin pernoctación y vayan con autobús cada día, ¿qué tipo de medida o control tienen para entregar el niño/a a la persona autorizada? Deberían tener algún tipo de control en el que os aseguren que, aunque lleguéis tarde a la parada, aunque vosotros no podáis recogerlo ese día, o ante cualquier imprevisto, se os garantiza un control exhaustivo sobre la entrega y recogida de niños/as.

6. ¿Qué tipo de protocolo sanitario realizan en cada caso?

- ¿Hay algún tipo de personal sanitario las 24h? ¿Qué tipo de medios técnicos se dispone en su enfermería? Aunque parezca exagerado, no está de más tener un equipo de reanimación, desfibrilador y material de urgencia como cánulas de Guedel, etc. así como formación específica para ello.

- Pero lo más importante es saber que hacen si se ponen malitos, tienen un golpe, fiebre, una caída, etc. Deberían tener medios para hacer unas primeras curas; en el caso de que haya un posible riesgo de fractura o enfermedad, poder llevarlos al ambulatorio más cercano para que un médico valore que hacer. Preguntad a partir de este momento qué hacen; ya que, como padres, estáis en todo vuestro derecho de ser informados de lo que les ha dicho el médico y debéis autorizar vosotros las indicaciones del médico; nunca el centro puede saltaros y tomar esa decisión por vosotros, por lo que os deberán llamar para informar y seréis vosotros los que decidáis qué hacer. Lo decimos porque algunos sitios ven "normal" no avisar a los padres y hacer lo que diga el médico. Fijaros bien las autorizaciones que firmáis y si esto no lo pone, añadirlo. 

- Por si surgiera la necesidad, es importante saber a cuanta distancia del centro está el ambulatorio más cercano.

- Averiguar también si tienen posibilidad de adaptación de los menús en caso de alergia o de necesidad de una dieta blanda. Un buen dato es saber si están inscritos en asociaciones donde controlan médicamente las intolerancias alimenticias, como por ejemplo Acecova, para el caso de los celíacos.

7. ¿Cómo es de individualizado y de especializado el trato con los niños/as?

Cuanto más homogéneas sean las edades de su grupo, más fácil es que el educador se adapte al ritmo del grupo, y por tanto haya un trato más especializado; por otra parte, cuanto menos se mezclen en las colonias con edades a partir de 9 años mejor, ya que a partir de esas edades son otro tipo de necesidades y motivaciones las que tendrán.

Por ello si vuestro hijo/a es la primera vez que sale de colonias, también sería bueno preguntar cuántos de los niños que van a acudir a dichas colonias, también es la primera vez que van y de qué edades son. Eso os dará una idea de la especialización de la entidad organizadora.

8. ¿Cómo aseguran la diversión de vuestros hijos?

A estas edades, lo que más les llama la atención son las historias y personajes fantasiosos, por lo que cuantos más medios dispongan para poder hacer animaciones de personajes con ambientaciones en sus instalaciones, más predisposición habrá a una diversión asegurada. 

Otro aspecto muy importante en este sentido es el ritmo de actividades; desde los 3 a los 9 años se cansan muy rápido de cada actividad por lo que deben tener un horario con muchas actividades, pero no demasiado largas, ya que, si hacen pocas y tienen momentos de inactividad, es cuando algunos podrían tener momentos de añoranza de los papas y en consecuencia no adaptarse bien. 

9. ¿A qué edad es mejor dejarlo a dormir o que vaya y vuelva con el autobús?

Son muy distintas las opciones, la primera es una experiencia muy enriquecedora para su proceso madurativo y se conseguirán sin duda muchos progresos madurativos, siendo un recuerdo emocional que recordará toda su vida. El hecho de que puedan darse cuenta de que pueden "sobrevivir" unos días sin el entorno familiar le hará desarrollar su autoestima y autonomía en muchos aspectos. Según nuestra experiencia, si el entorno es seguro y os da garantías cuanto antes pruebe la experiencia mejor, incluso desde los 3, 4 años. Algunos de los niños/as que más les cuesta adaptarse al principio son los de 8 o 9 años que nunca han salido del entorno familiar. Si aún no lo veis del todo preparado para ello, una primera experiencia puede ser una escuela de verano en la que van y vuelven cada día. Los objetivos pedagógicos serán más a largo plazo, pero también los enriquecerán.

10. ¿Cómo son las instalaciones donde van a dormir los niños?

Uno de los aspectos más importantes de las colonias si vuestro hijo/a se va a quedar a dormir por primera vez fuera de casa, es donde pasarán la noche, ya que el hecho de que pase una mala noche por no sentirse confortable o emocionalmente seguro, puede ser un condicionante para que, al día siguiente, por no querer volver a pasar esa mala experiencia quiera volverse a casa por muy bien que se lo esté pasando. Varios aspectos hay que tener en cuenta; que duerma muy cercano a su monitor y que éste esté con él/ella hasta que se duerma, que en su cama esté lo más cerca posible de otros niños/as (las camas conjuntas tipo tienda de campaña, son las ideales para ello), que los baños estén en el mismo recinto y no tengan que salir fuera si tienen que ir al baño por la noche; otro aspecto importante es que además duerman cercanos los  demás responsables del campamento como coordinadores, sanitarios, etc. a los que el monitor pueda recurrir si tiene algún problema.

11. ¿Qué hacen si vuestra/o hija/o si no se adaptara?

¿Tienen algún tipo de experiencia en este sentido? Aunque sean pocos casos los que se den, hay que estar preparado para ello y saber qué hace la entidad organizadora, ya que deben transmitiros total transparencia al respecto para aseguraros que llegado a ese caso os avisarían y seríais vosotros los que tomaríais la decisión de mantenerlo/a algún tiempo más o acabar la colonia antes de su finalización. Nunca se debería forzar a un niño/a que no está a gusto a permanecer en la colonia, ya que una experiencia breve pero positiva influirá positivamente en su desarrollo, pero una mala experiencia podría condicionar otras futuras salidas del entorno familiar. Nunca debemos perder de vista que el objetivo final de la colonia debería ser esa experiencia positiva para su desarrollo emocional.

12.¿Es mejor un campamento de diomas?

En los últimos tiempos ha crecido mucho la oferta de campamentos o colonias en inglés. Si es la primera vez que sale fuera de casa y sobre todo si es quedándose a dormir, un campamento de inmersión total quizá no sea la mejor primera experiencia, ya que el idioma puede ser un aspecto que influya en su adaptación; aunque sí que puede ser positivo que se realicen experiencias multi-idioma para motivarle hacia el posterior aprendizaje del idioma. Es mejor asegurar que la primera experiencia sea positiva para después poder seguir buscando otro tipo de salidas más específicas.

Equipo de coordinación de las colonias de verano del Parque aDAIParque ADAI -

Proyecto ADAI  de desarrollo y aprendizaje infantil.

Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

Ad