Tipos de dolores de cabeza en niños y adultos

¿Qué desencadena un dolor de cabeza en la infancia?

Los niños al igual que los adultos pueden sufrir dolores de cabeza que pueden deberse a diferentes causas. Bien pueden tratarse de un daño pasajero o por el contrario ser síntoma de una dolencia mayor como puede ser una gripe, un resfriado, una otitis, una faringitis u otro tipo de enfermedades que afectan al sistema nervioso y requieran la atención médica inmediata. Pero, ¿hay varios tipos de dolores de cabeza?, ¿cuáles?

Principales tipos de dolor de cabeza en niños y adultos 

Tipos de dolor de cabeza

1- Migrañas: causan dolor continuo en uno o ambos lados de la cabeza, puede ir acompañado de náuseas y vómitos, mareos, dolor de estómago y sensibilidad a la luz, al ruido y a los olores. Pueden durar entre 30 minutos y varias horas, y en ocasiones presentan auras: visión borrosa o ver puntos centelleantes o negros previamente a la aparición del dolor de cabeza. Pueden causar debilidad muscular.

2- Cefalea tensional: es la más frecuente en los niños. Notan una presión constante en la parte frontal o anterior de la cabeza y también en los lados, como si les apretaran la cabeza.

Hay diversos factores que pueden desembocar en el dolor de cabeza tanto en los niños como en los adultos.

10 causas del dolor de cabeza en niños 

1- La falta de sueño o tener mucho estrés puede ser una de las causas.

2- Estar deshidratado o no hacer todas las comidas también puede desencadenar este tipo de dolor.

3- Sufrir un leve golpe en la cabeza.

4- Puede ser el efecto secundario de ciertos medicamentos.

5- Tener dificultades en la visión.

6- Estar expuestos durante mucho tiempo seguido a las pantallas de televisión, tablets, ordenadores… 

7- Escuchar música con un volumen muy alto.

8- Ingerir altas dosis de cafeína.

9- Los viajes largos por carretera en coche o autobús.

10- Algunos olores fuertes también pueden provocar la aparición del dolor de cabeza.

En algunos casos los dolores de cabeza pueden ser hereditarios, si los padres los sufren, existe la posibilidad de que sus hijos también los desarrollen. Si el dolor es muy intenso, viene acompañado de otros síntomas o si se repite en el tiempo, es conveniente acudir al pediatra para diagnosticar su origen y recibir el tratamiento adecuado a cada caso.

Ad