Qué son los moluscos en la piel de los niños. Síntomas y tratamiento

Aprende a reconocer los granitos de los moluscos en la piel de tu hijo

Existen muchos tipos de granitos o erupciones en la piel de los niños. Y muchas veces son síntomas de algún tipo de enfermedad, en la mayoría de los casos, vírica. Unos simples granitos pueden ser indicativo de una varicela, un sarampión o ser causados por una simple sudamina, (esos granitos que salen por el calor, sobre todo en recién nacidos). 

Existen otra tipología de granitos conocidos como moluscos. Esta afección de la piel, muy común entre los niños, es de carácter vírica, y se contagia por contacto. Te explicamos cómo son los moluscos en la piel de los niños. Aprende a reconocer sus síntomas y a aplicar el tratamiento correcto.

Te explicamos qué son los moluscos en la piel de los niños y cómo reconocerlos

Qué son los moluscos en la piel

Los moluscos son granitos pequeños o lesiones dérmicas que aparecen en la piel en algunas zonas concretas. Están causadas por un virus (llamado poxvirus), y se dan sobre todo en niños en edad escolar, que es cuando tienen el sistema inmune más inmaduro. Afecta más a niños con predisposición a la dermatitis atópica. ¿Cómo son? Reconocerás este tipo de granitos por su apariencia:

- Aparecen pápulas (pequeños granitos) de carácter rojizo en los pliegues de la piel.

- Son brillantes.

- Son umbilicadas (tienen como un pequeño agujerito dentro).

- Aparecen sobre todo en los huecos de los brazos y detrás de las rodillas.

- Si el niño además tiene dermatitis atópica, los granitos le picarán más y aparecerán eccemas.

Cómo se contagian los moluscos en los niños y cuál es su tratamiento

Los moluscos no aparecen de forma aislada. Suelen aparecen varios agrupados en una zona concreta. Se expanden por rascado. Es decir, que si tu hijo tiene moluscos en diferentes partes del cuerpo, lo más probable es que se haya frotado o rascado la primera zona de granitos y la haya extendido hasta otra de las zonas corporales. Por eso es tan común ver, por ejemplo, moluscos en la barbilla y en la frente, en la rodilla y en la mano... Para evitar el máximo posible esta expansión, lo mejor es mantener las uñas de los niños lo más cortas posibles para que no pueda rascarse la zona afectada y extender los granitos a otra parte del cuerpo.

Los moluscos, aunque sean molestos, no son graves. De hecho, afecta solo a la capa de la dermis, no a la mucosa. Existen varias formas de tratarlo, aunque siempre lo decidirá un dermatólogo:  

- Un suplemento que refuerce el sistema inmunitario.

- Tratamiento tópico de cremas con componentes químicos que propician la quemadura del molusco.

- Procedimiento quirúrgico mediante curetaje: mediante un instrumento llamado cureta (es como una pequeña cucharilla muy afilada), el dermatólogo extirpa los granitos de moluscos utilizando antes una crema con anestesia local. Sin embargo, este sistema puede dejar alguna cicatriz en la piel.

- Crioterapia. Se queman los moluscos mediante el frío, gracias al nitrógeno líquido. Este tratamiento puede necesitar un repaso a la semana siguiente de la primera sesión.

- Terapia fotodinámica. Primero se aplica acetona en cada lesión y transcurridas unas 24 horas, se aplica una fuente de luz durante unos minutos.

 

Ad