TDA en niños: síntomas y tratamiento

Qué es el Trastorno por Déficit de Atención sin Hiperactividad

Niños que vienen en su mundo...despistados...que pierden cosas.... ¿significa que tienen TDA? No todos los niños despistados o que les cuesta concentrarse tienen un trastorno atencional. Hay muchos factores que pueden influir en esas dificultades para mantener la atención, (madurativos, de desarrollo....)  Te contamos qué es el TDA en niños y cuál es el tratamiento que se suele llevar a cabo para mejorar su capacidad de atención.

Qué es el TDA niños

TDA en niños: qué es y cómo se trata

El TDA es un tipo de TDA-H que cursa sin impulsividad o hiperactividad, en los manuales de diagnóstico se denomina TDA-H tipo inatento, pero que nosotros aquí, para evitar confusiones, nos referiremos como TDA.

El TDA es un trastorno de origen neurobiológico, en el que se presenta un déficit en la estructura funcional de ciertas áreas o centros cerebrales relacionadas con la regulación de diferentes procesos atencionales.

El niño con TDA tiene dificultades para seleccionar el foco relevante de atención, (no sabe a qué tiene que atender) presenta lentitud en las tareas motrices y en las tareas cognitivas, se distrae con facilidad, y todo esto puede dar lugar en edad escolar a dificultades en el aprendizaje, así como puede repercutir en las áreas emocionales y personales del niño, (baja autoestima, ansiedad, problemas de comportamiento...)

Síntomas del TDA en niños

Algunas características generales de los niños con TDA que se derivan de los criterios diagnósticos y que además nos pueden servir como signos de alerta son:

- Dificultades en la focalización de la atención: Falla en prestar la debida atención a los detalles, se distrae con facilidad por estímulos externos, por descuido cometen errores en las tareas escolares, (no se fijan) no sigue las instrucciones y no termina las tareas escolares.

- Parece no escuchar cuando se le habla directamente (parece estar en su mundo)

- Tiene dificultad para organizar tareas y actividades, mala gestión del tiempo.

- Es desorganizado y descuidado y pierde cosas.

- Se le olvidan las cosas, hasta las más rutinarias, (se olvida la mochila o los libros en el colegio, no apunta en la agenda, etc)

- Lentitud en tareas motrices y ejecución de tareas cognitivas.

Los problemas de los niños con TDA se manifiestan tanto en la escuela como en la familia y afectan a su rendimiento académico y personal y social. 

¿Qué hacer si sospechamos que nuestro hijo tiene TDA?

Ante la más mínima sospecha de que nuestro hijo pueda tener una dificultad atencional es necesario realizar una adecuada valoración diagnóstica tanto a nivel médico, (neurólogo/ neuropediatra) como psicopedagógico. Esta evaluación valoración es fundamental para proporcionar al niño el tratamiento adecuado, tanto a nivel individual como educativo y escolar. Pero también la debe recibir el asesoramiento necesario para establecer unas pautas educativas adecuadas. 

La valoración por parte del neurólogo es necesaria para descartar otros problemas que puedan estar causando los síntomas y para en el caso de confirmar el diagnóstico proporcionar la ayuda farmacológica necesaria si se considera oportuno.

La valoración psicopedagógica incluye pruebas de aptitudes y capacidades: inteligencia, razonamiento, atención, memoria, funciones ejecutivas, lectura y escritura, cuestionarios para padre, profesores y el propio niño para valorar tanto la conducta del niño como aspectos emocionales y sociales.

Además debe recogerse información del entorno del niño, (familia y escuela), habilidades sociales del niño, así como toda la información que sea posible sobre la historia del niño, (embarazo, parto, desarrollo, alimentación etc...).

Con todos estos datos, y con los criterios para que establecen los diferente manuales para el diagnóstico del TDA, se establecerá la existencia o no de TDA. 

¿Cuál es el tratamiento en caso de TDA en niños?

El tratamiento en caso de TDA  lo más adecuado es un tratamiento multidisciplinar que puede incluir tratamiento farmacológico, pautado y supervisado por el neuropediatra o médico especialista, intervención psicoeducativa y orientación a las familias. 

Respecto a la escuela, los niños con TDA se incluyen dentro del grupo de alumnos Dificultades Específicas de Aprendizaje por lo que es necesario poner en marcha una serie de actuaciones y apoyos  para que puedan alcanzar los objetivos educativos establecidos.

La intervención psicopedagógica incluye: entrenamiento en habilidades cognitivas, habilidades sociales, de razonamiento, entrenamiento atencional, lectoescritura, así como orientación a familias y educadores. Es importante también explicarle al niño qué le sucede, para rebajar sus niveles de ansiedad y mejorar su autoconcepto y autoestima.

El trabajo conjunto Familia- Escuela- Especialista es fundamental para el éxito de la intervención. 

Frases de amor para educar y motivar a los niños

Ad