Remedios naturales para despejar la nariz de los niños

Consejos para ayudar a los niños a respirar mejor cuando tienen la nariz taponada

La congestión nasal se produce cuando la membrana que cubre la parte interna de la nariz se inflama debido a la presencia de virus, bacterias o alérgenos. Dicha inflamación es lo que bloquea los orificios nasales y obstruye el paso del aire. Te contamos como liberar los senos paranasales eliminando el exceso de moco. No te pierdas estos fantásticos remedios naturales para despejar la nariz de los niños.

8 remedios naturales para despejar la nariz de los niños

como despejar la nariz de los niños

Ya sea por alergias, sinusitis o un constipado, la congestión nasal suele ser muy molesta ya que puede generar dificultad para respirar. Toma nota de los remedios naturales que acabarán con la nariz “tapada” de los más pequeños de la casa. ¡No más narices congestionadas!

1. Cebolla troceada. Este método consiste en cortar una cebolla en cuatro partes y colocarla cerca de los niños mientras estén durmiendo. El fuerte olor que desprende la cebolla ayudará a despejar su nariz.

2. Vapor con hoja de eucalipto. Toma un puñado de hojas de eucalipto y hiérvelas en agua por 5 minutos. Posteriormente el niño tiene que inhalar su vapor, así se limpiarán sus vías respiratorias de forma natural.

3. Masaje entre las cejas. Es una técnica de acupresión (perteneciente a la medicina tradicional china) que consiste en colocar los dedos en el punto de partida de cada ceja, se inclina la cabeza y se comienzan a deslizar los dedos hasta llegar a la mitad de cada ceja. Los masajes deben ser en forma circular y manteniendo una presión constante. Al ejercer presión se estimulan las secreciones y se despejan los senos paranasales.

4. Masaje en la nariz. Para despejar la nariz de los niños se recomienda realizar masajes en las aletas nasales. Primero se deben colocar los dedos anulares justo debajo de los ojos y masajear la mejilla con movimientos circulares, después masajear las aletas de la nariz durante 20 a 30 segundos. Repite este proceso hasta que el niño sienta alivio.

5. Lavado nasal. Para llevarlo a cabo, el pequeño debe estar tumbado boca arriba con la cabeza de lado, posteriormente se echa con una jeringa el suero fisiológico (solución salina especializada para lavados nasales) por el conducto nasal que queda arriba. Por la fosa nasal inferior saldrá la solución junto con el exceso de mucosidad.

6. Compresa caliente. Toma una servilleta, sumérgela en agua caliente y escúrrela. Cuando este tibia, colócala sobre la nariz tu hijo por unos minutos, así los mocos se volverán mas líquidos. Finalmente debe sonarse la nariz.

7. Tomar una ducha. La falta de humedad puede favorecer la congestión nasal, es por ello que el vapor de agua caliente que se produce al ducharse ayudará a despejar la nariz. También puedes colocar un humidificador en el cuarto del niño, manteniendo una humedad ambiental de entre el 30 y 50%.

8. Hidratarse. Beber líquidos, sobre todo calientes, adelgazarán la mucosa y ayudarán a drenarla. Incluso una sopa caliente ayudará a cumplir dicho propósito.

Ad