Enfermedad de mano-pie-boca en los niños. Síntomas y tratamiento

Cómo reconocer la enfermedad de la mano-pie-boca en la infancia

La enfermedad mano-pie-boca está originada por un virus. Es muy común en niños entre los 0 y 3 años, justo en la etapa de educación preescolar. Es una enfermedad contagiosa que debes conocer para aprender a identificarla por sus síntomas más comunes. 

La pediatra Rebecca Ordovás nos explica cuáles son los síntomas y el tratamiento de la enfermedad de mano-pie-boca en los niños. 

Síntomas de la enfermedad de mano-pie-boca en los niños

Virus mano-pie-boca en niños

La enfermedad mano, pie,boca, o también conocido como boca-mano-pie, es una enfermedad causa por un virus que afecta sobre todo a niños que van a la guardería, que están en edad preescolar (entre los 0 y 3 años), porque su sistema inmune no está todavía totalmente desarrollado.

Entre los principales signos o señales para reconocer este exantema vírico que afecta a las palmas de las manos, las plantas de los pies y la boca, se encuentran:

- Pupas en la boca: Pupitas y llagas en la boca, que les escuece mucho. Pueden extenderse también alrededor de los labios. 

- Lesiones ampollosas: Es muy característico de esta enfermedad las lesiones ampollosas en las palmas de las manos y en las plantas de los pies. 

- Aparición de otras lesiones en otras partes del cuerpo: Esas lesiones ampollosas tan comunes en manos y pies también pueden aparecer en otras partes del cuerpo, como los muslos y los glúteos. 

Sin embargo, también se dan unos síntomas muy característicos de esta enfermedad: 

- Fiebre.

- Dolor de cabeza.

- Dolor de garganta.

- Malestar general, irritabilidad.

- Rechazo de la comida y babeo, ya que les duele al tragar por culpa de esas heridas internas en forma de llagas. 

Tratamiento de la enfermedad mano-pie-boca en los niños

Al tratarse de un virus, el tratamiento es puramente sintomático. Lo único que podemos hacer es darles algo para aliviar el dolor y calmar los principales síntomas de las heridas causadas por este virus. Lo más recomendable es: 

- Administrar algún antiinflamatorio.

- Aliviar el escozor de las llagas en la boca con un gel calmante a base de ácido hialurónico o lidocaína viscosa antes de las comidas. 

Evidentemente, el niño debe permanecer en casa en la primera semana, ya que es un virus muy contagioso. Es importante cuidar los hábitos de higiene, y sobre todo lavarse muy bien las manos para evitar que la enfermedad se propague al resto de miembros de la familia.

Rebecca Ordovás
Pediatraadomicilio.com 

Ad