Por qué nunca han de viajar los niños sin silla de coche y por qué no vale cualquiera

Consejos sobre la silla de retención infantil más adecuada para los niños

Hoy en día, seguimos viendo, tanto por ciudad como por autovías (afortunadamente cada vez menos), a algunas familias que siguen llevando a sus pequeños sin los debidos SRI (sistemas de seguridad infantil); sentados sobre sus piernas y rodeados por los brazos de sus progenitores o familiares, como única y confiada fijación.

En Guiainfantil.com te contamoso por qué nunca deben ir los niños en el coche sin una silla homologada y por qué no vale cualquier silla de segunda mano o de un fabricante no reconocido.

Qué puede ocurrir si un niño viaja sin silla de coche

Por qué no tienen que viajar los niños sin silla de coche 

¿Por qué no tienen que viajar los niños sin silla de coche? A determinadas velocidades, y en función de las características del accidente, no hay fuerza suficiente en ningún brazo humano, que pueda contener la energía de proyección del menor en caso de impacto. Y estamos hablando de perder únicamente un minuto en fijar debidamente a nuestros hijos en su sistema de retención infantil para minimizar la posibilidad de lesiones graves, irreversibles que pudieran llegar incluso a la muerte.

Teniendo en cuenta que una detención brusca de un coche a 50 km/h equivale a una caída libre desde 9 metros y una a 100 km/h a una caída libre desde 39 metros, es fácil imaginar qué puede ocurrir si el niño no viaja sujeto a una silla de coche homologada en el coche. 

Las lesiones más frecuentes se dan en el cuello y la cabeza, ya que su tamaño es mayor respecto al resto del cuerpo que en los adultos. A partir de los 4 años, las lesiones son más frecuentes a nivel abdominal. 

Cómo tiene que ser la silla del coche del niño para ser eficaz

1- No escatimar ni intentar ahorrar nunca en algo tan importante como es la seguridad de nuestros hijos. El uso del SRI en un coche podría ser equivalente a las vacunas que les ponemos a nuestros hijos: no tienen porqué estar en contacto con el agente causante del tétanos, pero si contactara con él, ya sabríamos que está protegido. La silla es igual; no tenemos porqué pensar en que vamos a tener un accidente, pero si lo tenemos ya sabemos que minimizamos el riesgo de lesiones o secuelas graves. Todo eso forma parte de nuestra responsabilidad como padres y, por supuesto, repercute de forma directa en nuestra conciencia.

2- Acudir siempre a tiendas especializadas en dichos sistemas y consulta siempre con el vendedor, que podrá aconsejarte el más adecuado en función de tus necesidades, normativa vigente, las características de tu vehículo y cualquier otro asunto que consideres de relevancia antes de decantarte por uno u otro.

3- Nunca frivolizar sobre el tipo de trayecto o vía por la que vamos a circular por muy corto que sea el camino. El accidente nunca avisa y hasta en las vías más insospechadas o trayectos cortos habituales, podemos encontrarnos de frente con la desgracia. El accidente, muchas veces, no depende de nosotros, sino de cualquier despistado, o incluso desaprensivo que no respete la norma, que se interponga en nuestro camino en una milésima de segundo.

4- El tiempo que vamos a emplear en asegurar a nuestros hijos solo va a ser cuestión de un minuto; el tiempo que vamos a emplear en la colocación del sistema. Ningún motivo es válido para anteponerlo a la seguridad de nuestros pequeños. Tened siempre en mente la frase con la que empezaba: “Más vale perder un minuto en la vida, que la vida en un minuto”

Dibujos para colorear de medios de transporte

Ad