Trabalenguas divertidos para los niños

Juegos de palabras para reírse con los niños

 Los trabalenguas son juegos de palabras complicados que harán que nos riamos  con nuestros hijos a la vez que les enseñamos vocabulario y ejercitan el lenguaje.

Son excelentes aliados para los niños a los que les cuesta pronunciar ciertas palabras: con ellos ejercitan los músculos linguales y practican las letras más complicadas de pronunciar.

Aquí te dejamos los trabalenguas más divertidos para los niños.

Selección de trabalenguas divertidos para los niños

Trabalenguas divertidos para niños

Reta a tus hijos a recitar estos trabalenguas. Algunos son difíciles y otros más fáciles, pero todos ellos son divertidos de decir.

Que no se te trabe la lengua con estos trabalenguas.

 

 

 

Periquito el bandolero se metió en un sombrero.

El sombrero era de paja, se metió en una caja.

La caja era de cartón, se metió en un cajón.

El cajón era de pino, se metió en un pepino.

El peino maduró y Periquito se escapó. 

 

 

Doctor doctor, formúlemelo y anulémelo. 

 

 

El gato araña a la araña y

la araña araña al gato

pobre gato lo araña la araña

pobre araña que lo araña el gato.

 

 

Uno propone, otro dispone,

llega el novio y lo descompone. 

 

 

El último viaje traje un traje,

y le dije a Maju ¡quítate el vendaje!,

que te vas de modelaje,

pero ten coraje y deja

tu equipaje en el garaje. 

 

 

Como no traje traje no nado nada. 

 

 

El Dragón tragón tragó carbón,

y quedó panzón.

Panzón quedó el dragón por tragón.

¡Qué dragón tan tragón! 

 

 

Tres tristes trapecistas con tres trapos troceados

hacen trampas truculentas

porque suben al trapecio por trapos y no por cuerdas. 

 

 

Por los mares de la China,

de la China de Pekín,

una china chincha mucho

con un junco chiquitín.

Al que pilla le machaca

y le chafa el peluquín

y le pincha con chinchetas

y le roba su botín,

o le plancha los chichones

mientras choca so chinchín. 

 

 

Un limón y medio limón,

dos limones y medio limón,

tres limones y medio limón,

cuatro limones y medio limón,

cinco limones y medio limón... 

 

 

El amor es una locura,

que ni el cura lo cura, 

y si el cura lo cura

es una locura del cura. 

 

 

Cada vez que me baño me hago daño,

por eso me baño una vez al año.

 

 

Pedrito se tiró un pedito,

el pedito que se tiró Pedrito

olía muy feito,

como feito olía su pedito,

Pedrito se lo guardó en el culito.

 

 

¿Por qué a la cama se llama cama,

y a la cómoda cómoda,

siendo la cómoda menos cómoda que la cama,

y la cama más cómoda que la cómoda?

 

 

Cuánta madera roería un roedor,

si los roedores royeran madera. 

 

 

 La institutriz Miss Tres-tros,

ha pegado un traspiés,

por subir al 32

en lugar de al 33.

 

 

Toto toma té, Tina toma mate,

y yo me tomo toda mi taza de chocolate. 

 

 

Buscaba en el bosque Francisco a un vasco bizco tan brusco,

que al verlo le dijo un chusco: 

¡Qué vasco bizco tan brusco!

 

Juega a hacer las letras del alfabeto con las manos

Ad