El cuco y la mariposa. Poema para niños con rima

Poesía tierna para leer con nuestros hijos

Te invitamos a que leas con tus hijos este bonito poema para niños con rima. Se trata de la historia de un cuco que buscaba a su amiga la mariposa. El pequeño pajarito tuvo que ir de lugar en lugar y de animal en animal hasta poder dar con la traviesa mariposa. ¿Imaginas dónde la encontró?

Una preciosa poesía para leer con tus hijos antes de dormir y una estupenda lectura para introducir el gusto en los niños por los poemas.

Poema para niños con rima: el cuco y la mariposa

Poema con rima para niños 

Un cuco era amigo

de una mariposa,

y para jugar

la buscó entre rosas.

 

Hola bella rosa

eres olorosa,

¿has visto pasar

a la mariposa?

 

Vino muy contenta

al amanecer,

a su amiga rana

dijo que iba a ver.

 

Buscando a la rana

el cuco voló,

croando en la charca,

sola la encontró.

 

Buenos días rana,

tu voz es hermosa,

¿has visto pasar

a la mariposa?

 

Llegó muy temprano,

me encontró en la cama,

luego se fue a ver

a su amiga araña.

 

Buscando a la araña

el cuco voló,

tejiendo sus hilos

sola la encontró.

 

Hola amiga araña,

estás hacendosa,

¿has visto pasar

a la mariposa?

 

Vino a mediodía,

hablamos un rato,

después se marchó

con su amigo pato.

 

En busca del pato

el cuco voló,

bailando en el río

solo lo encontró.

 

Hola amigo pato,

tu danza es graciosa,

¿has visto pasar

a la mariposa?

 

Pasó a saludarme,

la invité a comer,

a la garza luego

dijo que iba a ver.

 

Buscando a la garza

el cuco voló,

cuidando sus huevos

feliz la encontró.

 

Hola dulce amiga,

eres amorosa,

¿has visto pasar

a la mariposa?

 

Llegó por la tarde,

a la hora del té,

a su amigo burro

luego se fue a ver.

 

En busca del burro

el cuco voló,

dentro del establo

solo lo encontró.

 

Buenas noches burro,

tu casa es preciosa,

¿has visto pasar

a la mariposa?

 

A su amiga luna

dijo que iba a ver,

se marchó cansada

al anochecer.

 

Cantar a la luna

el cuco escuchó,

y a la mariposa,

dormida en sus brazos,

por fin encontró.

Fábulas para niños en imágenes. Cuentos cortos con moraleja

Ad