Rebotín se pone contento. Fábula moderna para niños

Fábula para enseñar los inconvenientes de quejarse constantemente

Rebotín es un conejito que se ha roto una pata, así que está muy enfadado y no para de quejarse por todo...

Rebotín se pone contento es una fábula moderna para niños muy adecuada para que tus hijos entiendan los pocos beneficios que aporta estar quejándose todo el día, mientras que mirar las cosas con optimismo puede tener muchas ventajas.

Que un niño esté el día quejándose es normal puesto que es su manera de decirte que no está de acuerdo con lo que tú estás diciendo, el problema es que si no paras estas quejas a tiempo puede convertirse en un ‘quejica crónico’.

Te ayudamos a deshacerte de las quejas de tu hijo con esta fábula moderna para niños.

Fábula para niños Rebotín se pone contento

Rebotín se pone contento. Fábula moderna para niños

Cuando el conejo Rebotín se rompió la pata, el doctor Topo se la escayoló y le mandó reposo absoluto una semana.

Rebotín estaba tan enfadado que empezó a decirse:

- ¡Qué mala suerte tengo!

- ¡Sólo me pasan a mí estas cosas!

- ¡Soy un torpe!

- ¿Quién me mandaba saltar desde la tapia? 

Y luego el conejito siguió quejándose más y más, cada vez que su madre iba a verle:

 - Tengo calor, tengo frío, no me gusta mi cama, la sopa está sosa, me aburro, me pica la escayola...

La madre estaba cansada de la actitud de Rebotín, así que se sentó en una esquina de su cama y le propuso:

- ¿Quieres que hagamos un trato?

- ¿Cuál? - Preguntó el conejito, intrigado.

- Si tú dejas de gruñir, de gimotear, de lamentarte y de protestar, prepararé una merienda rica, deliciosa y exquisita para tus amigos.

- De acuerdo, pero… ¿Cómo puedo parar de quejarme, si ya he cogido carrerilla?

- Observando todo lo bueno que tienes a tu alrededor, por ejemplo: este zumo de zanahoria que te he traído.

- ¡Qué bueno, Mamá! ¡es mi favorito!

- ¿Ves?, ya has empezado por el buen camino.

Entonces, Rebotín se fijó en que hacía un día soleado, en que entraba mucha luz en su cuarto, en que una mariposa azul se había colado por su ventana, en que era muy divertido verla volar y en que alguien estaba silbando fuera una melodía muy bonita.

 No está tan mal el reposo - pensó Rebotín - lo aprovecharé para pintar con mis lápices de colores y así, poco a poco, se fue poniendo contento.

Cuando la madre, volvió, le encontró sonriendo y le dijo:

- Buen trabajo, Rebotín, voy a avisar a tus amigos.

MORALEJA:  Si solo lloras tus penas, te pierdes las cosas buenas.

Ejercicios de comprensión lectora 

Para saber si tu hijo tiene una buena comprensión lectora de esta fábula pudes hacerle estas sencillas preguntas.

La comprensión lectora es un paso importante en el aprendizaje de la lectura de los niños, ya que la comprensión del texto completo es el objetivo de la lectura.

- ¿Cómo se rompió la pata Rebotín? 

- ¿Qué animal era Rebotín?

- ¿Por qué estaba tan enfadado?

- ¿Cómo le convenció su madre para que estuviese contento?

- ¿Qué crees que es mejor: estar contento o enfadado? 

 

 

 

 

 

Educar en valores a los niños

Ad