La cotorra Pirli. Fábula moderna para niños

Fábula para niños sobre guardar secretos

La cotorra Pirli es una fábula moderna para niños escrita por María O´Donnel.

En esta fábula se nos enseña la importancia de guardar los secretos de los demás y de pedir perdón cuando nos equivocamos.

Enseñar a los niños valores morales es fácil cuando se hacen a través de las fábulas. Los pequeños animalillos del bosque crean situaciones complicadas en las que los niños pueden intervenir poponiendo sus propias soluciones. 

La cotorra Pirli. Fábula moderna sobre guardar secretos

La cotorra Pirli. Fábula moderna para niños

Cuando la cotorra Pirli llegó al bosque no le costó hacer amigos.  Siempre contaba historias asombrosas de los países donde había estado. El erizo Púa, la ardilla Cascabel y el oso Tragoncete solían sentarse en círculo para escucharla.  Pero Pirli tenía dos grandes defectos: hablaba demasiado y no sabía guardar un secreto.

Un día Pirli se enteró de que Cascabel tenía recogidas muchas provisiones para el invierno: nueces, semillas de girasol, avellanas, bellotas y setas.  Le pareció muy divertido contárselo a alguien.  

Al día siguiente, cuando Pirli estaba en el pino donde Cascabel tenía sus tesoros, se le posó al lado una urraca que no conocía.

- Hola Urraca - dijo Pirli. - ¿Quieres que te cuente un secreto?

- ¡Claro que sí! - Dijo ella. - ¡Dímelo!

- En este pino hay escondidos muchos frutos para que mi amiga, la ardilla Cascabel pase el invierno.

- ¡Qué interesante! - Dijo la urraca desconocida.

Y Pirli se marchó contenta porque alguien le había prestado atención.

La urraca al quedarse sola aprovechó para colarse en el pino y comerse todos los víveres.

Cuando Cascabel volvió a casa vió que su despensa estaba vacía.

- ¿Quién habrá sido? - Se preguntaba llorando la ardilla. 

Entonces Pirli le confesó a Cascabel que había contado su secreto a una urraca desconocida. Pirli se dio cuenta de su error, le pidió perdón a la ardilla y la ayudó a recoger de nuevo todos los frutos.

Moraleja: No hables sin pensar o a alguien podrás dañar.

Fábulas para niños en imágenes. Cuentos cortos con moraleja

Ad