El pollito Chillón. Fábula moderna para niños que quieren llamar la atención

Una historia sobre los niños que llaman la atención de los padres

A algunos niños les encanta llamar la atención de sus padres constantemente, no pueden esperar a ser atendidos, y crean una alarma en cada ayuda que requieren.

Este tipo de niños son niños inseguros, que necesitan que constantemente les resolvamos los problemas que les surgen, pero que con este comportamiento pueden conseguir la respuesta contraria a la esperada: que les dejemos de prestar atención.

Esta es una fábula moderna de un pollito que llama la atención constantemente y la terrible consecuencia que pudo tener.

Una fábula con moraleja para enseñar a los niños.

Fábula moderna para niños que quieren llamar la atención 

El pollito Chillón. Fábula moderna para niños que quieren llamar la atención

El pollito Chillón tenía seis hermanos, por lo que la Mamá Gallina a veces tardaba en hacerle caso. Pero él había descubierto el sistema infalible para que le atendieran pronto y el primero.

El pollito Chillón montaba unos berrinches tan espantosos que su madre lo dejaba todo para ir a ver cuál era su emergencia.

- ¡Píío, píío, píío, socorro, ven!

- ¿Qué pasa, Chillón?

- Que alguien se ha comido mi maíz.

- ¿Y nada más? No quiero que me asustes por tonterías, puedes ir cerca del saco y así picoteas lo que se le ha caído al granjero. ¡Que sea la última vez que me preocupas tanto por tan poco!

Pero Chillón seguía alarmando a su madre por los motivos más insignificantes.

- ¡Pííío, pííío, ven deprisa, ayuda!

- ¿Qué ocurre pollito?

- Que Pimpollo me ha insultado y me ha dado un picotazo.

- Y para eso, ¿tanta urgencia? - decía la madre - ¡anda, haced las paces e iros los dos a nadar al estanque!

Un día, la mamá estaba hablando con otras gallinas en un corro y oyó al pollito gritar llamándola, pero pensó que sería cualquier bobada y no se inmutó.

Entonces, Chillón tuvo que ir corriendo donde estaba su madre, para decirle que había fuego en el granero. Las gallinas pudieron avisar al dueño de la granja, que afortunadamente llegó a tiempo de apagarlo.

El pollito después del miedo pasado, aprendió a no asustar sin motivo.

Moraleja:  Si cuando no hay ningún peligro eres alarmista, puede ser que en la emergencia nadie te asista.

Ejercicios de comprensión lectora para niños

El niño, a partir de los seis años, debe ser capaz de leer el texto correctamente, pero también de comprenderlo. La comprensión lectora es parte del aprendizaje de la lectura, y es una parte muy importante en el desarrollo de su mente. 

Los ejercicios de comprensión lectora te ayudarán a saber si tu hijo ha entendido la fábula y su moraleja.

- ¿Era importante lo que quería el pollito Chillón?

- ¿Podía haberlo hecho solo sin llamar su madre?

- ¿Por qué crees que llamaba a su madre todo el tiempo?

- ¿Por qué su madre no atendió la última vez que el pollito la llamó?

- ¿Qué había pasado para que la llamase?

- ¿Qué lección crees que aprendió el pollito?

Cuentos con imágenes. Cómo educar en valores a los niños

Ad