Un arcoíris diferente. Cuento de colores para niños

Un cuento para fomentar creatividad para los niños

La imaginación de los niños puede ser desbordante si se fomenta. La libertad de pensamiento sin la sujección a los convencionalismos a los que nos encontramos inmersos los adultos hace que los niños dejen volar su creatividad.

Esta es la historia de un pueblo que trabajaba en comunidad y que decidió ser el más creativo de todos los pueblos ante las adversidades que se avecinaban.

Un cuento sobre la cooperación y la imaginación.

Cuento sobre los colores para contar a los niños

Un arcoiris diferente. Cuento para niños

Pronto empezarían las lluvias. El pueblo, encabezado por el alcalde y el párroco, distribuye las actividades para que el agua no les pille por sorpresa y acabe haciendo algún destrozo. Así, los hombres, cuando acabaran su jornada laboral debían limpiar las calles y las alcantarillas para evitar inundaciones. Las mujeres debían retirar los tiestos y plantas de los balcones para que no cayeran sobre algún vecino por culpa de los fuertes vientos. El panadero debía acercarse a la ciudad y traer las medicinas de los más ancianos para que a éstos no les faltara de nada. Los jóvenes estaban al cargo de hacer una copiosa compra por si ocurría como en años anteriores y después de las lluvias llegaba la nieve y dejaba los caminos intransitables.

El pueblo bullía de actividad. Para los más pequeños todo era todo un aprendizaje de cooperación y solidaridad con los vecinos. Éstos escuchaban las narraciones de don Pedro, que era el más anciano del lugar, de épocas anteriores cuando la aldea pasaba semanas incomunicada sin apenas recursos para subsistir. El miedo y las ganas de aventura se metía en los huesos de los pequeños.

Pero había trabajo para todos. El maestro de escuela mando a sus alumnos traer todas las pinturas que tuviera de los colores rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta. Había que darle un repaso al arcoíris para que éste luciera brillante en el cielo cuando la lluvia le diera una tregua al sol. Pilar, que quería ser artista, no pudo resistirse a la tentación de colorear algunos puntos rosas sobre el color rojo, alegando que el rosa era su color favorito y quería que también brillara en el cielo. Al resto de sus compañeros les pareció no sólo bien, sino que rápidamente ellos también decoraron sus franjas de colores. Había rectángulo marrones sobre el color verde, triángulos negros sobre el violeta, líneas blancas sobre el añil, cuadrados grises sobre el naranja… parecía una obra de arte de la que estaban muy orgullosos.

Las lluvias y el frió llegaron a la aldea y fueron días muy grises. No obstante, al décimo día, el sol quiso hacer su gran aparición acompañado de su amigo el arcoíris. Todos los lugareños se quedaron asombrados al ver al arcoíris, parecía que habían colgado un cuadro en el cielo. Fue una gran sorpresa muy celebrada por los mayores que no dudaron en felicitar a los más pequeños. El pueblo había trabajado unido porque sabía que la ayuda de cada uno de sus miembros es importante para todos. 

Ejercicios de comprensión lectora

Averigua si tu hijo ha entendido el cuento con estas sencillas preguntas de comprensión lectora. 

Cuando el niño comienza a leer, esa velocidad lenta de lectura hace que, aunque entienda las palabras independientes, no entienda el texto al completo. Será con la práctica cuando tu hijo comience a tener una comprensión de lo leído, uno de los pilares básicos de la introdución a la lectura.

- ¿Por qué el pueblo tenía miedo?

- ¿Qué es lo que hicieron el maestro de la escuela y los alumnos?

- ¿Qué iba a pasar en el pueblo?

- ¿Qué crearon todos los niños del pueblo?

- ¿Sabes cuándo sale el arcoiris?

Ad