La doncella de la nieve. Leyenda rusa de Navidad para niños

Leyenda rusa sobre la llegada de Papá Noel para leer en Navidad a los niños

En una de las regiones más frías del continente europeo, no es Papá Noel, sino Ded Moroz y la doncella de la nieve, quienes se encargan de llevar los regalos a los niños. Además, los niños rusos no reciben sus regalos el día de Navidad, sino el día de año nuevo.

Te contamos quiénes son Ded Moroz y la doncella de la nieve y por qué son tan conocidos entre los niños rusos. Descubre junto a tus hijos esta preciosa leyenda rusa de Navidad.

La doncella de la nieve, una leyenda de Navidad rusa para leer a los niños

Doncella de la nieve

En algunas de las zonas más frías de Rusia, Papá Noel no llega cargado de regalos, sino que es Ded Moroz, un anciano muy parecido a Papá Noel, quien reparte los presentes en todos los hogares

Ded Moroz era un anciano alto, corpulento y con una larguísima barba blanca. Además, era muy bondadoso. ¡Le encantaba contemplar la sonrisa y la carita de felicidad de los niños en Navidad! Un día se le ocurrió que cada final de año, cada niño, además de recibir la llegada del año nuevo, también recibiría un regalo. Así, nada más comenzar el año nuevo, podría disfrutar junto a la felicidad de los más pequeños. Pero Ded Moroz era ya muy mayor y era mucho trabajo para él. Así que pidió ayuda a su nieta, Snegúrochka. Ella era una hermosa hada, hija del hada de la primavera y de Frost, señor de la escarcha. Su pelo era blanco y suave como la nieve, y sus ojos tan claros y azules como el cielo cuando no había nubes.

Un día, el anciano le propuso lo siguiente a su nieta: 

- Snegúrochka, se me ha ocurrido una idea- Le dijo a la joven.

- Dime abuelo, ¿de qué se trata? 

- ¿Qué te parece si por año nuevo dejamos una sorpresa a cada niños? Pero no pueden vernos... ¡si no, no sería una sorpresa!

- Uy, es mucho trabajo, abuelo, pero... ¡es una idea fantástica! ¡Me gusta! 

Así que ese año comenzaron a poner en marcha su idea. Ded Moroz vestía de rojo. Le encantaba llevar una enorme capa roja que le había confeccionado su nieta. Ella, vestía de azul. Era su color favorito. El anciano llevaba muchos meses fabricando un trineo de madera, y al fin lo tenía preparado. buscó sus mejores troicas (unos caballos típicos de Rusia) y empezaron a recorrer la zona para llevar regalos a los niños. 

Desde entonces, el abuelo del frío (como comenzaron a llamar a Ded Moroz) y la doncella de la nieve, reparten cada año a todos los niños de la zona juguetes y regalos que les hacen, por un día, los niños más felices del planeta. 

Pregunta a tu hijo si entendió la leyenda de la Doncella de la nieve

Una buena forma de incentivar la comprensión lectora en tu hijo es ayudándole a pensar sobre lo que acaba de leer. ¿Qué te parece si le haces estas preguntas para comprobar si escucho con atención?:

- ¿Qué relación familiar tenía Ded Moroz y Snegúrochka?

- ¿Cuál era el apodo de la nieta de Ded Moroz?

- ¿Con qué otro nombre conocían a la nieta de Ded Moroz?

- ¿En dónde viven Ded Moroz y Snegúrochka?

Ad