El tesoro y los dos aventureros. Cuentos para niños

Cuentos infantiles sobre el valor y el coraje

El tesoro y los dos aventureros es un cuento que enseña a los niños que cuando alguien quiere algo ha de luchar por conseguirlo. Es importante vencer los miedos y obstáculos que nos presenta la vida para lograr nuestros objetivos.

Los cuentos y fábulas aportan grandes lecciones a los niños, además de sentar los bases para crear grandes lectores.

Un cuento infantil sobre la valentía

Cuento el tesoro y los dos aventureros

Había una vez una muchachita muy valiente a la que le encantaban las aventuras y salir de paseo con su padre. Un día la niña escuchó un rumor sobre un castillo encantado con un tesoro mágico y poderoso del cual nadie había logrado salir con vida. 

Ella le habló a su padre sobre aquel castillo en las afueras del pueblo y de aquel tesoro. Él, escuchó con entusiasmo la historia y al ver la emoción de su hija decidió acompañarla en su búsqueda.

La niña metió en una bolsa, un lazo para atrapar dragones, un palo para espantar bichos, frutas para recuperar energías y una linterna de bolsillo. ¡Estaba muy preparada!

Cuando llegaron al castillo, padre e hija, bien decididos, abrieron la puerta y lo que oyeron fue espantoso, unos alaridos de un dragón les dejaron temblando.

Sin embargo, la niña quiso continuar el camino sin perder valor. Atravesaron varias estancias y llegaron a un túnel muy largo y muy oscuro. Pero la niña estaba preparada, sacó su linterna para poder alumbrar su camino mientras arañas y otros bichos acechaban sus pasos. Por suerte tenía su palo para espantarlos.

Por fin llegaron al final del túnel y vieron una estancia donde pensaron que se escondía el tesoro. Pero, al dar un paso, una trampa se abrió en el suelo y la niña cayó por ella. Por suerte, su padre logró agarrarla de un brazo en el último segundo y tiró de ella hasta que ambos estuvieron a salvo.

Tras ellos comenzaron a escuchar unos misteriosos alaridos, pensaron que podía ser el dragón y corrieron hasta la estancia del tesoro tan rápido como pudieron. Al llegar cerraron la puerta tras ellos para evitar que el dragón entrara dentro. Y allí estaba... ¡el cofre del tesoro

Lo abrieron, cogieron lo que había en su interior y se prepararon para huir del dragón. Por fortuna la niña tenía su lazo de atrapar dragones y sabía usarlo tan bien que aprovecharon un despiste del temible dragón para dejarle atado a una roca y salir corriendo.

Os preguntaréis qué había en el cofre, unos cuentan que un precioso diamante que vendieron para repartir el dinero con sus vecinos de su empobrecido pueblo, otros dicen que el cofre estaba vacío y padre e hija vivieron una inolvidable aventura y hay quienes afirman que nunca lograron salir de la cueva y aun hoy esperan que algún atrevido aventurero les rescate de las garras del dragón. Por suerte, todavía cuentan con las frutas para recuperar energías. ¿Te atreves a ir a rescatarlos?

FIN

Autor: adaptación de un cuento de John Michael Andres

Fábulas para niños en imágenes. Cuentos cortos con moraleja

Ad