El ratero de historias. Cuento para niños sobre la gente aprovechada

Un cuento infantil sobre las malas conductas

¿Cómo nos sentimos si utilizan nuestras ideas sin permiso ninguno?, ¿Qué debemos hacer ante la gente aprovechada?, ¿Cómo enseñar a los niños a defenderse de las personas sin escrúpulos?

El ratero de historias es un cuento infantil que trata de explicar a los niños que hay personas que no tienen buena conducta y ese comportamiento puede causarnos dolor o tristeza. A lo largo de la historia, encontraremos personas que intentarán aprovecharse de nuestro esfuezo, y para ellos sólo hay una actitud. Descubre, en este cuento para niños sobre las malas conductas, qué hemos de hacer con aquellos que intentan aprovecharse de nosotros.

Cuentos para niños sobre la gente que se aprovecha de los demás

Cuento infantil para enseñar valores a los niños  

En el mundo de las letras todo el mundo se divertía. Era un mundo de escritores donde cada persona era responsable de sus letras, sus palabras y sus oraciones sintiéndose muy feliz.

Cada uno elegía libremente las letras que deseaba, con esas letras formaba palabras, con las palabras formaba oraciones y, con todas ellas, creaba bonitas historias para que se recrearan leyendo todos los demás. 

Un día alguien dio la voz de alarma de que había un ratero que se dedicaba a robar las letras a los demás indiscriminadamente. Más tarde se dieron cuenta que, además, se apropiaba de las palabras, oraciones y las historias de todo el que podía y encima se jactaba de lo bien que lo había hecho sin ningún pudor.

Tal era la arrogancia del ratero que, en el mundo de las letras empezaron a mirarse unos a otros sin saber muy qué hacer. Comprobada su ratería, decidieron unirse e hicieron turnos para atrapar al salteador vigilando por etapas. El ladrón fue señalado por su mala conducta y, a pesar de que marcaron todos sus plagios con un gran borrón negro para que todo el mundo estuviera enterado de cómo obraba, él seguía y seguía poniendo excusas para seguir robando letras y seguir apropiándose de las historias de los demás amenazando a todos malintencionadamente.

Al no mostrar arrepentimiento, los habitantes del mundo de las letras tomaron la determinación de echarlo de allí sin contemplaciones.

Fábulas para niños en imágenes. Cuentos cortos con moraleja

Ad