Cuento para niños ¿Dónde está mi voz?

Cuento para niños sobre los nervios infantiles

Se acercaba el Día de la Paz, por eso Anna se había preparado una canción preciosa para cantar en el colegio, pero de pronto, pasó una cosa inesperada: la voz de Anna desapereció por completo...

Este curioso cuento ayuda a explicar a los niños que los nervios muchas veces nos puede jugar una mala pasada, pero que siempre hay alguien para ayudarnos cerca.

¿Dónde está mi voz? Cuento para niños sobre los nervios

¿Dónde está mi voz? Cuento para niños

Anna estaba preocupada. Mañana era el día de la actuación. Se había preparado a conciencia. Había practicado el baile hasta la extenuación. Había ejercitado y repetido la canción hasta alcanzar la perfección. Y el vestido que le había confeccionado su abuelita Marta colgaba de una percha en su habitación.

Todo estaba listo para cantar sobre el escenario improvisado que se había levantado en el gimnasio del colegio con el fin de celebrar mañana el Día de la Paz. Pero algo no iba bien. 

Según pasaban las horas la voz abandonaba a Anna. Ni un susurro alcanzaba emitir ahora. Al irse a dormir pidió a su ángel de la guarda que le ayudara a encontrar su voz. Éste nunca le había fallado. 

Piturifús, que así se llamaba el ángel de la guarda de Anna, pidió ayuda a las luces de la noche para agilizar la búsqueda. Revisó el colegio por si Anna se había dejado la voz sentada en su pupitre. Pero no la encontró allí.

Miraron en el parque donde había estado Anna jugando toda la tarde, pero todos los columpios estaban vacíos. Revisaron la casa de la abuelita Marta por si al ir a recoger el vestido la voz había quedado olvidada en algún rincón. Nada. La voz no aparecía. 

Sonó el despertador. Hoy era el gran día. Piturifús estaba sentado a los pies de la cama de Anna cabizbajo. Estaba triste porque no había podido encontrar la voz de Anna. Ésta al verle entendió que no había voz y se puso aún más nerviosa de lo que había estado el día anterior. Fue entonces cuando entró su mamá para darle los buenos días. 

Anna, con lágrimas en los ojos, hizo saber a su mamá con mímica y algún pequeño susurro que no tenía voz, que no pensaba ir al colegio porque había perdido la voz y estaba muy triste.

Pero su mamá la sorprendió enseñándole donde se había escondido su voz: “Tu voz está dentro de ti. Nunca se ha ido a ninguna parte. Lo que pasa es que los nervios la tapan y por eso no puedes verla y sentirla. Relájate, piensa en cosas bonitas y olvida los miedos y preocupaciones y verás como tu voz vuelve a dejarse oír”.

Así lo hizo Anna. Pensó en lo divertido que es jugar con sus amigos y como si fuera magia la voz apareció. 

Ejercicios de comprensión lectora

Si quieres saber si tu hijo ha entendido el mensaje del cuento, solo tienes que hacerle estas simples preguntas de comprensión lectora.

La comprensión lectora le servirá al niño, no sólo a entender cada significado de las palabras, sino el del texto completo.

- ¿qué día era el que tenía que actuar Anna?

- ¿Dónde iba a actuar?

- ¿Por dónde buscó su voz?

- ¿La encontró en algún sitio?

- ¿Dónde le dijo su madre que estaba?

- ¿Por qué había perdido la voz Anna?

Cuentos con imágenes. Cómo educar en valores a los niños

Ad