De porqué los gatos persiguen a los ratones. Cuento para niños

Un precioso cuento de los porqués y de los cómos

Douwil y Morthiguer es un precioso cuento de Éphémère que envuelven al niño en el mágico mundo de los hechizos, los encantamientos y los dragones.

A través de este cuento podemos dar una divertida explicación a los niños de porqué los gatos persiguen a los ratones, y de porqué ya no existen los dragones.

Un cuento que ha sido constado de padres a hijos a lo largo de los siglos.

Cuento de Douwil y Morthiguer, y de por qué los gatos persiguen a los dragones

De porqué los gatos persiguen a los ratones

Érase que se era, en los tiempos de maricastaña, un mago llamado Morthiguen que habitaba en los alto de una inmensa torre situada en el Monte Fiero.

En aquellos años los dragones sobrevolaban los pueblos y campos como si se tratase de pájaros, y surcaban los cielos día y noche, amargando la vida de cuantos habitaban en la tierra, aunque especialmente a los gatos.

Los gatos eran su debilidad, y se divertían persiguiendolos por todas partes y acosándolos constantemente.

Al mago Morthiguer le gustaba estar solo en su torre, no le gustaba que le molestaran cuando estaba haciendo sus embrujos y tareas mágicas . Pero un día, que el mago Morthiguen estaba experimentando con sus pociones y ungüentos, escuchó un leve sonido que le incomodaba. Era un murmullo continuo y lastimero, así que el mago decidió acudir a la puerta, donde estaba el ruido, y ver qué era aquello tan molesto.

Al abrir la puerta se encontró a un gatito temblando de frío que maullaba para pedir asilo dentro de la torre. El mago lo recogió y le puso el nombre de Douwil.

Douwil y Morthiguen se hicieron inseparables y el mago no imaginaba un día sin él.

Un día de calor el mago salió a buscar nuevas hierbas para elaborar una pócima secreta, y dejó la puerta abierta de la torre para que entrara el aire fresco. Douwil hacía tiempo que no había salido al exterior, así que se fue a dar una vuelta.

Sin embargo, sobre el cielo sobrevolaba un dragón, que al verlo decidió asustar al pobre minimo, y cuando se cansó de él, le escupió una gran llamarada que acabó con su vida.

Morthiguer al volver a la torre encontró a su pobre gato calcinado sobre una piedra, y juró vengarse de los dragones.

Se encerró en su torre y no salió hasta que ideó un embrujo para acabar con los dragones.

Una noche sin luna, el mago se subió sobre lo alto de un pico rocoso y pronunció su encantamiento.

Todos los dragones empezaron a retorcerse y a encogerse. La cola se volvió fina, las alas se les cayeron del cuerpo, y su cuerpecito se llenó de pelos. Los dragones desaparecieron para siempre, de ellos solo quedaban unos pequeños animalillos llamados ratones que corrían por todas partes.

Los gatos desde entonces, persiguen a los ratones para poder vengarse, y solo los elefantes recuerdan que una vez esos ratones fueron imponentes dragones, por eso cuando se acercan se ponen a temblar de miedo.

Ejercicios de comprensión lectora

La comprensión lectora es uno de los pasos importantes que tienen los niños en el aprendizaje de la lectura. No solo se trata de entender cada palabra, sino el texto completo.

Para saber si tu hijo tiene una buena comprensión lectora puedes hacerle estas sencillas preguntas sobre el cuento:

- ¿Qué escuchó Morthiguer en la puerta de su torre?

- ¿Qué nombre le puso?

- ¿Por qué salió el gato de la torre?

- ¿Qué le pasó al pobre Douwil?

- ¿En qué se convirtieron los dragones?

- ¿Por qué los elefantes tienen miedo a los ratones?


Fábulas para niños en imágenes. Cuentos cortos con moraleja

Ad