Bonito lugar. Cuento que enseña a los niños a valorar lo que tienen

Cuento infantil para educar a los niños en valores

Enseñar a los niños el verdadero valor de las cosas les ayudará a no ser caprichosos y a ser felices con pocas cosas. Este importante aprendizaje podemos transmitirlo no sólo a través del diálogo, sino también a través de historias y relatos.

Para ello, te proponemos que leas a tus hijos Bonito lugar, un precioso cuento que enseña a los niños a valorar lo que tienen, a dar valor a su familia, a su entorno y a las cosas que poseen, incluso aunque sean pocas. Les enseña a disfrutar con aquello que tienen y a no envidiar lo de los demás.

Cuanto para enseñar a los niños a valorar lo que tienen

Bonito lugar, cuento para enseñar a los niños a valorar lo que tienen 

Cuando la nutria de cuerpo esbelto, patas cortas y color pardo oscuro descubrió el río, sintió un gran alivio. Calmó su sed, se refrescó, comió unos peces, jugó, descansó y, aunque le pareció un lugar precioso para quedarse, decidió seguir su camino. Al poco de emprender su viaje se preguntó:

—¿Y si no vuelvo a encontrar un lugar tan hermoso?, este lugar es taaaaan bonito.

Por eso, muy contenta, decidió quedarse a vivir allí acomodándose entre unos matorrales muy cerca del río.

A los pocos días apareció un corzo de hocico negro, ojos grandes y cola muy corta y  se dirigió al río ansioso para beber y refrescarse. Comió unos frutos secos, echó una buena siesta y, satisfechas todas sus necesidades, decidió emprender de nuevo su camino. Anduvo unos pocos metros y pensó:

—¿Y si no encuentro agua pronto? Seguramente moriría y este lugar es taaaaan bonito.

Por eso, muy contento, decidió quedarse a vivir allí acomodándose en la arboleda muy cerca del río.

Al poco tiempo llegó un gato montés de orejas pequeñas y ojos verdosos. Cuando descubrió el río se lanzó al agua jubiloso mientras la nutria y  el corzo miraban divertidos.

Después de calmar su sed, refrescarse, comer y dormir a la sombra de un árbol, decidió que era hora de continuar su viaje. Sólo se había  alejado unos pocos metros y se preguntó:

—¿Y si no encuentro un paisaje tan maravilloso?, este lugar es taaaaan bonito.

Por eso, muy contento, decidió quedarse a vivir allí acomodándose a los pies de la montaña muy cerca del río.

Con el tiempo fueron llegando más animales al bosque y formaron un pueblo al que llamaron, de común acuerdo, Bonito Lugar.

Actividad de comprensión lectora para niños

Si realmente quieres saber si tu hijo comprendió este cuento infantil, te proponemos que le realices estas preguntas. En caso de que no pueda o sepa contestar podéis volver a leerlo e incluso puedes ayudarle a comprender el sentido del cuento

- ¿Qué animales aparecían en el relato?

- ¿Por qué decidían quedarse a vivir allí?

- ¿Cómo llamaron al pueblo que formaron?

Cuentos de Navidad con moraleja para los niños

Ad