Alguien. Cuento con valores para niños sobre la bondad

Cuento con valores para enseñar la importancia de la bondad a nuestros hijos

Cuando el niño empieza a tomar conciencia de sí mismo, de quién es y qué representa en el mundo, es el momento de afianzar en él los valores esenciales que le protegerán y fortalecerán a lo largo de su vida. Porque sin valores son alimento indispensable para el crecimiento personal de tu hijo.

Te presentamos un cuento precioso lleno de valores: 'Alguien'. Se trata de un cuento infantil que habla de bondad, generosidad y empatía a los niños. ¡Disfrútalo y reflexiona sobre él!

Alguien, un cuento con valores que enseñará a tu hijo la importancia de ser bondadoso

Alguien, un cuento sobre la bondad

Alguien estaba muy triste porque no sabía quién era. Todo el mundo hablaba de él pero nadie sabía decirle cómo se llamaba o dónde había nacido.

Un día, a media mañana, salió a la calle dispuesto a encontrar una respuesta. Empezó a preguntar a  las personas que encontraba en su camino pero  todos le miraban extrañados.

Comenzaba a anochecer y salió la luna coqueta, redonda, plena de color y desde el cielo preguntó la luna:

—¿Alguien puede decirme si estoy muy colorada?, tengo algo de fiebre…

Alguien,  viendo que la luna se había dirigido a él, entusiasmado contestó:

—¿Me hablas a mí? 

—Sí, a ti que me has contestado,  —respondió la luna.

—Luna, hoy luces bella como siempre pero, para que te repongas pronto, te prepararé un caldo y te refrescaré con unos paños húmedos —dijo Alguien agradecido.

Al marcharse escuchó que la luna decía a las estrellas:

—¡Ahí va un buen hombre! 

Al día siguiente amaneció el sol brillante, amarillo, resplandeciente y preguntó desde el cielo el sol:

¿Alguien puede decirme si mis rayos dan el calor de siempre?, hoy me he levantado un  poco acatarrado…

Alguien,  viendo que el sol se había dirigido a él, entusiasmado contestó:

—¿Me hablas a mí? 

—Sí, a ti que me has contestado, —respondió el sol.

—Sol, tus rayos calientan como siempre pero, para que respires mejor, te haré una infusión medicinal, —dijo Alguien  agradecido.

Al marcharse escuchó que el sol decía a las nubes:

—¡Ahí va un buen hombre! 

Al atardecer, Alguien  encontró en su camino a un anciano muy pobre que, tiritando de frío, pedía limosna en una esquina. Le tapó con su chaqueta, le dio unas monedas y le habló cariñosamente y, entonces, unas mujeres que habían presenciado todo dijeron en voz alta:

 —¡Qué buena persona es ese hombre!

Después de ayudar a los astros y al mendigo, Alguien se sintió muy satisfecho. 

Comprendió  que ser buena persona es esencial en esta vida para sentirse bien con uno mismo, por eso, a partir de ese momento dejó de preocuparse y sólo fue feliz. 

3 preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Te ayudamos a reflexionar con tu hijo sobre este precioso cuento infantil. Descubre si entendió lo que acaba de leer o escuchar. Puedes ayudarle a pensar en lo que acaba de leer con estas preguntas: 

1. ¿Por qué estaba triste Alguien?

2. ¿Qué hizo Alguien cuando la luna y el sol le pidieron ayuda?

3. ¿Cómo se sentía Alguien después de ayudar a la luna, el sol y al anciano?

Ad