La marcha a Egipto. Poema de Navidad para niños

Poema convertido en canción de La marcha a Egipto de la Virgen

La Virgen y el niño Jesús van camino de Egipto. Durante su camino encuentran a ganaderos, labradores que les ayudan a llegar a su destino, a cambio la virgen y el niño hacen pequeños milagros para ayudar a los campesinos.

Este precioso poema ha sido convertido en canción, y son muchos los niños que lo recitan o lo cantan al llegar las fechas navideñas.

Poema de Navidad para niños. La marcha a Egipto

Poema de Navidad para niños. La marcha a Egipto

 

A Belén van caminando

huyendo del rey Herodes

y por el camino pasan

hambres, fríos y calores.

 

Al Niño lo llevan

con mucho cuidado

porque el rey Herodes

quiere degollarlo.

 

Yendo por el caminito

con un labrador se encuentran;

le pregunta la Señora:

"dime, labrador, ¿qué siembras?"

 

Y el labrador dice:

"estas pocas piedras

para otro año

empedrar mi era."

 

"Pues, si piedras siembras,

que piedras se vuelvan."

 

Tanta fue la profusión

que el Señor mandó de piedras

que el quiñón parecía

una grandísima sierra.

 

Aquel fue el castigo

que Dios le mandó

por ser mal hablado

aquel labrador.

 

Camino más adelante

otro labrador se encuentran;

le pregunta la Señora:

"dime, labrador, ¿qué siembras?"

 

El labrador dice,

con mucho cariño:

"Señora, sembrando

este poco trigo,

para que a otro año

esté bien nacido."

 

"Pues ven mañana a segarlo

sin ninguna detención

que este milagro lo hace

el Divino Redentor."

 

Y este fue el milagro

que Dios le mandó

por ser bien hablado

aquel labrador.

 

Labrador de buena fe

a la noche va a su casa

a su mujer y a sus hijos

les cuenta lo que le pasa.

 

Busca los peones

para ir al trigo

que ya estaba seco,

granado y florido.

 

Estando sacando el trigo

pasaron cuatro a caballo.

Por una mujer, un viejo

y un niño van preguntando.

 

El segador dijo:

"cierto es que los vi

estando sembrando

pasar por aquí."

 

"Pues, si tanto tiempo hace,

ya nos vamos a volver,

que por mucho que corramos

no los podremos coger."

 

Y este fue el milagro

que Dios le mandó

por ser bien hablado

 aquel labrador.

 

Ejercicios de comprensión lectora

Entender lo que leemos es uno de los pasos de la lectura. No basta con juntas letras, sino que además el niño debe tener agilidad a la hora de leerlas y entender lo que dice.

Si quieres saber si tu hijo ha entendido este poema sobre La marcha a Egipto, te dejamos unos ejercicios de comprensión lectora.

- ¿Por que huían la Virgen y el niño Jesús?

- ¿Con cuantos labradores se encontró la Virgen en su camino?

- ¿Qué milagro hizo Jesús con el primer labrador?

- ¿Por qué se dieron la vuelta los que buscaban al niño Jesús?

Ad