Dulces de Navidad que pueden ser peligrosos para los niños

Algunos dulces navideños pueden producir atragantamiento o alergia en los niños

Turrones, mazapanes, roscones, polvorones ... Todos estas exquisiteces coronan cenas y comidas en familia. Sin embargo, debemos prestar especial atención a los más pequeños de la casa ya que algunos dulces de Navidad pueden ser peligrosos para los niños.

Y es que, muchos de ellos están elaborados con frutos secos, y es precisamente en Navidad cuando aumenta considerablemente el número de reacciones alérgicas entre la población infantil. Aunque la alergia a los frutos secos no es el único peligro que encierran los dulces navideños para los niños.

Por qué los dulces de Navidad pueden ser peligrosos para los niños

Dulces de Navidad que son peligrosos para los niños

Durante las fiestas navideños se dispara el número de reacciones alérgicas en niños debido al aumento del consumo de dulces que contienen estos alimentos. Sin embargo, no sólo son peligrosos para niños alérgicos, los frutos secos además pueden provocar atragantamiento y, por lo tanto, asfixia al niño.

Y es que, los menores de cinco años no tienen todavía la habilidad necesaria para triturar adecuadamente nueces, cacahuetes, almendras o avellanas. Por lo tanto, pueden pasar sin triturar hasta las vías respiratorias obstruyendo la entrada de aire y produciendo una asfixia inmediata. Por estas razones, la Asociación Española de Pediatría recomienda no dar a los niños frutos secos antes de los 5 años.

Si bien es cierto que el fruto seco es un alimento altamente nutricional y aporta muchos beneficios, también lo es que debemos seguir las recomendaciones de pediatras que nos alertan sobre el peligro que pueden tener para los niños más pequeños. Es por ello que debemos extremar la precaución con estos dulces de Navidad y los niños: 

- Turrón: los hay de muchas y muy diferentes variedades, de almendra, de avellana, con chocolate, del duro, del blando, de praliné... Sin embargo, en la mayoría se utilizan los frutos secos para elaborarlo. El fruto seco es un alimento potencialmente peligroso para los niños más pequeños por lo que no deberían tomarlo. Y, los más mayores, siempre que lo hagan deben estar supervisados y evitar darles un trozo de turrón para que se vayan a jugar o a ver la televisión. 

- Polvorones: pueden ser dulces de Navidad peligrosos para los niños por dos razones, una de ellas es su alto contenido en harina, que le da esa textura de polvo que le da el nombre, sin embargo, si el niño aspira fuerte en lugar de masticar, en un ataque de risa o un mal gesto, esas trazas de polvorón pueden provocar un ataque de tos y el consiguiente atragantamiento en el niño. La otra es que generalmente están elaborados con almendra.

- Peladillas: se trata de almendras confitadas, tras una capa de azúcar llegamos al fruto seco que, de nuevo, puede ser peligroso para niños menores de 5 años.

- Empiñonados: están elaborados a base de una especie de mazapán a base de yema de huevo recubierto por piñones. Tanto la base como el piñón en sí puede provocar atragantamiento en los niños. Y es que los piñones se presentan enteros y no triturados.

- Mazapán: está hecho a base de almendras y azúcar aunque también existe otra variante muy típica en latinoamérica elaborada con cacahuete, aunque su textura es más seca. Tanto su composición como su textura, pueden provocar atragantamiento en menores.

Recomendaciones a la hora de dar frutos secos a los niños

- La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria prohíbe dar frutos secos a los niños hasta los cinco años, o en su caso, dárselos siempre triturados.

- Se recomienda introducir los frutos secos por separado para, en caso de alergia, poder identificar cuál está causando una reacción.

- Vigilar siempre al niño cuando come algún fruto seco o algún alimento que lo contenga.

- Si tu hijo tiene alguna alergia alimentaria ya diagnosticada, extrema la precaución con los frutos secos ya que los niños alérgicos son más propensos a sufrir otro tipo de alergias. 

Ad