Mitos sobre el sexo en el embarazo

Por qué debemos practicar sexo en el embarazo

Cuando nos quedamos embarazadas el cuerpo empieza a cambiar en todos los sentidos.

Las hormonas que se segregan para albergar a nuestro nuevo hijo nos traen a veces locas, y el cambio en nuestro cuerpo no siempre nos resulta cómodo, esto unido a falsas creencias y mitos sobre el sexo durante el embarazo, hacen que nos lo pensemos dos veces antes de disfrutar de un rato de pasión.

Si realmente quieres disfrutar del sexo y estás embarazada, no tienes ningún motivo para no hacerlo. Te informamos de que el sexo en el embarazo tiene más beneficios que contraindicaciones.

Falsas creencias del sexo en el embarazo

Mitos del sexo en el embarazo

Muchas mujeres les apetece tener sexo cuando están embarazadas pero no se atreven. Años de mitos anticuados las frena a disfrutar de su sexualidad en esta etapa. Sin embargo, el embarazo está relacionado con la sexualidad, y hasta que el niño nazca, momento en el que la líbido de la mujer baja hasta cuotas insospechadas, ya que está más centrada en la crianza del nuevo bebé, en dormir los cinco minutos libres que le quedan al día, y la incomodidad de unos pechos repletos de leche, debemos disfrutar de nuestra sexualidad con naturalidad y alegría. Y, por si esto fuera poco, os avisamos que durante el embarazo la sensaciones son mucho más placenteras de lo normal ¿a qué esperas para ponerte manos a la tarea?

Falsos mitos en el embarazo

1- ¡Voy a golpear al niño con mis genitales! Tan falso como que la tierra es plana. Por muy orgulloso que estés del tamaño de tu pene, siento decirte que nunca llegarás ni a rozar al bebé.

2- El niño va a notar que hay fiesta… Falso. El bebé está tan cómodamente metido en su saco amniótico ajeno a todo lo que ocurre, y no te va a aplaudir cuando termines, ni tampoco te hará la ola, pero sí que se sentirá bien porque la madre habrá segregado endorfinas y dopamina que le transmitirá al bebé.

3- No voy a tener ganas con esta tripa. Pues depende de cada una, pero en la gran mayoría de los casos, ocurre todo lo contrario. El aumento del riego sanguíneo provoca una sensibilidad extrema, tanto en la zona de los labios vaginales, como en la piel de todo el cuerpo, lo que aumenta la líbido, y el placer.

4- La penetración puede provocar el aborto. Falso. No está demostrado, ni siquiera está demostrado que adelante el parto.

5- El embarazo me protege de enfermedades sexuales. Falso, falso y falso. Las enfermedades de transmisión sexual se contagián por la sangre, o los fluidos seminales o vaginales, lo que se sigue contagiando aunque tengamos un bebé dentro. Además, con el peligro añadido de que también puede sufrir daños el bebé.

6- El cuerpo de la embarazada no les gusta a los hombres. Hay de todo en la villa del señor, pero normalmente las embarazadas son un aliciente para muchos hombres. La tripita, los senos más prominentes, y el amor que significa estar embarazada suele provocar en el hombre fantasías sexuales muy eróticas.

Peligros del sexo en el embarazo

No te vamos a pintar todo de color de rosa. Hay matices que realmente pueden enturbiar las relaciones sexuales.

1- Se debe evitar el sexo cuando tenemos el riesgo de tener un parto prematuro, o un embarazo de riesgo, o alteraciones en el cuello del útero.

2- No vale cualquier postura. Podemos desarrollar la imaginación más que nunca, pero siempre teniendo cuidado con no aplastar al bebé dentro de la tripa.

3- Siempre es mejor en el 2º trimestre de embarazo, ya que durante el primer trimestre podemos sentirnos mal con vómitos y náuseas, y al final de embarazo estaremos muy incómodas y pesadas, aunque no siempre…

4- Si no tienes pareja estable de confianza toma precauciones. Debes tener cuidado con las enfermedades de transmisión sexual, especialmente las que pueden pasar al bebé. No olvides usar preservativo si tienes dudas, puede salvarte la vida a ti y a tu bebé.

10 consejos para hablar de sexo con los niños

Tu semana de embarazo

Ad