Madre en duelo. Cómo afrontar la pérdida de un hijo

La terrible situación de enfrentarse a la muerte de un hijo

El duelo es un proceso que surge cuando has perdido a un ser querido, sin embargo, ese proceso puede ser más difícil de superar y alargarse en el tiempo cuando se trata de la pérdida de un hijo

En Guiainfantil.com tratamos de ayudarte en caso de que seas una madre en duelo y tienes que afrontar el terrible momento de la muerte de tu hijo.

Afrontar la pérdida de un hijo 

Cómo afrontar la pérdida de un hijo

Estar en un período de duelo significa tener que reponerse a muchas emociones diferentes, no sólo la de la tristeza y por eso es vital conocer por cual está pasando ella sin juzgarla. Cuando una madre pierde a un hijo escucha muchos consejos, no hay una forma única de afrontar algo así, y es posible que muchas madres no lleguen nunca a afrontarlo si no cuenta con ciertas estrategias que le permitan superarlo.

Muchas veces, la familia o amigos tampoco saben cómo reaccionar y tratan de animar a la persona o tratan de empatizar con ella sin mucho resultado, ya que sólo las personas que han pasado por un proceso similar pueden llegar a estar más próximos a comprenderlo. Lo más importante es estar atento a las necesidades específicas de cada persona y así poder ofrecerles una solución. Por eso, hoy te ofrecemos ciertas claves que quizás puedan ayudarte a ti a superar ese duelo o a algún conocido que esté pasando por una situación similar:

- Habla de ello, no te encierres en tu dolor: En muchas ocasiones, la mayoría de las madres que pasan por algo así tienden a evitar hablar de ello para no sentir ese dolor intenso que les desborda. Algunas, ya son madres y quieren estar bien por sus hijos y otras, simplemente no están preparadas para abrir esa puerta emocional. Sin embargo, el aislamiento y la evitación nunca pueden llegar a ser una solución. Eso no significa que debas forzar a la persona a que hable o que tú tengas que hablar de la pérdida sin respetar sus deseos. En estos casos, es mejor escuchar a la persona que está viviendo el duelo. En muchas ocasiones, por inexplicable que resulte nos podemos echar la culpa o enfadarnos por lo sucedido tanto con nosotros como con el resto de personas que nos rodean. Por eso, lo mejor es hablar con naturalidad de cada uno de esos sentimientos. Es posible que los demás no hayan pasado por tu situación, pero seguramente tu pareja, amigos o familiares han experimentado dolor, enfado o tristeza y escuchar cómo lo han superado ellos, quizás te dé una clave para poder afrontarlo tú y te ayudará a gestionar esas emociones que sientes en estos momentos tan difíciles para los que nadie está preparado. Aceptar tus emociones y vivirlas, aunque duelan, ayuda a superarlo y consigue que la persona logre evolucionar sin estancarse en ninguna emoción de forma permanente.

- Encuentra un espacio que te permita recordarlo sin dolor: Después de perder un hijo, muchas personas consiguen rehacer su vida y algunas se sienten culpables por vivir o incluso tener otros hijos. Un hijo y el amor que tienes, no sustituye al otro. Se puede vivir, formar una familia y tener presente al hijo que ha fallecido. Una no excluye a la otra y por eso, algunas personas buscan consuelo en la religión, otros celebran su cumpleaños… la cuestión es que encuentres un hueco en tu vida que te ayude a seguir adelante y que, aunque pueda haber momentos que recordarle te produzca tristeza no sea el llanto desbordante o la apatía general que sufrías.

- Afróntalo sin dañar tu autoestima: Pensamientos comunes como que aparecen en ese momento desde “No valgo para nada” o “No lograré recuperarme nunca” pueden dañarnos enormemente y son pensamientos que surgen como consecuencia del duelo en un momento determinado. Por eso, no deberías dejarte guiar por ellos ni darlos por válidos ya que te incapacitan y no te permiten avanzar. En un momento así, tu mundo y tus valores se vuelven patas arriba y precisamente hay que empezar por ti, si antes no lo habías hecho, ahora es necesario que descubras la persona que eres actualmente como la que quieres llegar a ser. 

- No te fuerces y céntrate en dar pequeños pasos: Superar una pérdida requiere tiempo y eso significa que tanto tu mente como tu cuerpo necesita recomponerse. Cada persona vive y siente el duelo de una forma distinta y por eso es difícil concretar un tiempo para afrontarlo. Necesitas recuperarte no sólo mentalmente también físicamente, ya que con el duelo vienen asociado otros síntomas como agotamiento, apatía, desconcentración, falta de apetito, dolores de cabeza... Síntomas físicos que también hay que tener en cuenta y quizás sea recuperar esa salud física puede ser un buen comienzo para empezar a superar la pérdida. Aunque el paso del tiempo puede mitigar los síntomas iniciales y es posible lograr cierto equilibrio emocional, no siempre sucede para todos. Si después de transcurridos unos meses el dolor sigue siendo muy intenso quizás es importante que acudas a un especialista para poder hablarlo más detenidamente y que te den ciertas herramientas.

Películas para ver en familia

Ad