Flipped Classroom o aula invertida: método de enseñanza motivador

Flipped Classroom o cómo mejorar el proceso de aprendizaje del niño

Son muchas las metodologías "innovadoras" que los profesores pueden poner en práctica en el aula con el fin de mejorar el proceso de enseñanza aprendizaje de los alumnos y hacer las clases más interesantes y motivadoras. Cuando los alumnos son parte activa del aprendizaje y no sólo meros receptores de contenidos, este mejora, se vuelve más interesante y más motivador. 

En este caso, las "aulas invertidas" o flipped classroom consisten en darles la vuelta a las clases "tradicionales".  Es una metodología que busca convertir a los alumnos en los protagonistas de su aprendizaje. 

Flipped classroom: método de enseñanza más motivador

Qué es flipped classroom

En este método de enseñanza, el aprendizaje se da fuera del aula, es decir, el alumno prepara la materia fuera del aula, y  en el aula practica lo que ha aprendido, como vemos, todo lo contrario al modelo de "clase tradicional" en el que el profesor explica en el aula la teoría y los niños practican en casa con los deberes.

Esta metodología que se apoya en las tecnologías, (aunque no son exclusivas) y el papel del profesor es guiar el aprendizaje, preparar los recursos, los materiales necesarios para que el alumno en casa pueda trabajar los contenidos y en el aula los alumnos puedan poner en práctica lo aprendido con debates, trabajos en grupo, proyectos, etc...

Quizás uno de los aspectos más interesante de este modelo, es que permite al profesor adaptarse a los diferentes estilos y ritmos de aprendizaje de los alumnos, permite una mejor atención a la diversidad ya que hace posible que el alumno trabaje con el material que mejor se adapte a sus características personales, ( esto es especialmente interesante para alumnos con dificultades de aprendizaje como puede ser la dislexia o el TDAH). 

El papel del profesor es entonces preparar materiales, resolver dudas y hacer de guía, dejando el protagonismo al alumno, que se convierte en centro y motor de su propio proceso de aprendizaje. Para todo esto es necesario que el profesor previamente enseñe a los alumnos a tomar notas o habilidades de estudio autónomo, por ejemplo.

No hay un sólo modelo de flipped classroom y podemos diseñarlo y adaptarlo a los objetivos que queramos conseguir en el aula, puede ser una flipped orientada al debate, a la experimentación, al trabajo colaborativo, introducción de un tema a trabajar,  etc...tantos tipo de "clase del revés" como objetivos quiera trabajar el profesor.

¿A partir de qué curso y qué edad se puede aplicar Flipped Classroom? Prácticamente desde educación infantil podemos poner en práctica este modelo de enseñanza, adaptando las actividades y los materiales a la edad de los pequeños y contando siempre con la ayuda y participación de las familias.

¿Sólo puede trabajarse con videos o recursos tecnológicos? Podemos emplear los materiales que consideremos adecuados y podemos adaptarlos a la realidad de nuestro aula y los recursos disponibles, por lo que podremos emplear diversos recursos en diferentes soportes, ya que de lo que se trata es de que el alumno se aproxime al contenido a trabajar desde casa, no importa el formato.

Ventajas del flipped classroom para los niños

- Flexibilidad y versatilidad a la hora de diseñar actividades o tareas.

- Enseñanza personalizada ya que podemos adaptarla a las características y ritmos de los alumnos.

- Atención a la diversidad.

- Favorece la autonomía de los alumnos en el aprendizaje, y aumenta su motivación por aprender.

- El alumno se convierte en el centro del proceso de enseñanza - aprendizaje.

- Permite y facilita el aprendizaje colaborativo.

- Desarrolla habilidades cognitivas de orden superior como el sentido crítico.

Pero también hay ventajas para los profesores ya que una clase motivada es una clase participativa, implicada y que aprende, con un mejor clima y relación alumno- profesor y alumno- alumno.

Educar en valores a los niños

Ad