Ventajas para los niños de expresar sus emociones a través de la escritura

La escritura como vehículo para que los niños expresen sus emociones

Para los niños pequeños es difícil reconocer sus emociones. Enseñarles a escuchar, a hablar, a abrazar es fundamental para que ellos sepan expresar sus sentimientos y, para eso, los niños deben ser escuchados y abrazados.

Estar triste o alegre, sentir ira, tener miedo, vergüenza, sentirse frustrado, etc., son sentimientos que en algún momento todos hemos tenido y, si los adultos los expresamos con naturalidad delante de los niños, ellos aprenderán con el ejemplo y sabrán expresar los suyos ante nosotros.  Por el contrario, si los adultos escondemos nuestros sentimientos, los niños reprimirán los suyos y, será fácil tener niños con estrés, baja autoestima y ansiedad. En Guiainfantil.com te contamos cuáles son las ventajas para los niños de expresar sus emociones a través de la escritura.

Cómo pueden los niños expresar sus emociones a través de la escritura 

Expresar las emociones a través de la escritura en la infancia

Nuestros hijos son felices cuando descubren que son capaces de escribir su nombre, el de sus padres, su mascota, sus ideas o a describir sus sentimientos a través de las palabras y, animar a los niños a practicar la escritura puede ser muy beneficioso para ellos.

Cuando son pequeños aprenden a reconocer sus sentimientos a través de los personajes de los cuentos, poesías, teatros, películas etc., Podemos preguntarles cómo creen que se siente este o el otro personaje, si está triste o por el contrario contento, si tiene miedo, si está enamorado, etc., y pedirles que lo describan o escriban en un cuaderno haciendo ejercicios de comprensión lectora.

Cuando un niño escribe lo que le ocurre está aprendiendo a ser más maduro, aclara sus ideas y es más consciente de su estado anímico. Escribir le ayudará a liberar las emociones y,  poco a poco, aprenderá a ponerlas nombre. Cuando identifique sus sentimientos aprenderá a tener empatía, a cooperar y a ser solidario con los demás. Si nuestro hijo nos cuenta «estoy triste porque Juan se va a vivir a otra ciudad», es una buena señal de sus progresos y hablarlo y escribirlo en su diario, por ejemplo, le ayudará a sentirse menos triste y, por lo tanto, a  sentirse comprendido, mucho más  aliviado y a tener menos estrés.

Un niño que sepa describir sus sentimientos será un niño más seguro de sí mismo, tendrá mayor autoestima y, con el tiempo, se convertirá en un adulto que sabrá canalizar sus emociones y, por consiguiente, será más equilibrado mentalmente y seguramente tendrá mejor salud física.

Describir nuestras emociones a través de la escritura, tanto si es para hacerla pública como si es para uno mismo, indiscutiblemente, es una herramienta terapéutica para niños y mayores porque, de este modo, expresamos nuestros temores, preocupaciones, sueños e ilusiones y es una manera de liberarnos. 

Para acabar os dejo una frase de Francisco Umbral (1932-2007) «Escribir es la manera más profunda de leer la vida»

Ad