Cómo podemos mejorar la caligrafía de los niños

Ideas y trucos divertidos para mejorar la letra de los niños

¿Tu hijo hace mala letra y necesitas ideas para mejorarla?

La caligrafía es un arte que requiere combinar el movimiento de la muñeca y los dedos de la mano dominante con el hecho de aplicar más o menos presión sobre el papel. 

Por eso en las primeras etapas de la infancia los niños necesitan practicar una y otra vez la copia de las letras que están aprendiendo. Aun así, es posible que esta copia no sea suficiente para lograr escribir palabras y frases que se entiendan, y llegada cierta edad los niños ya no quieran repetir los ejercicios de caligrafía

¿Cómo podemos mejorar la caligrafía de los niños? Te dejo unas cuantas ideas para que tu hijo mejore su letra.

Trucos para mejorar la caligrafía de los niños

Cómo podemos mejorar la caligrafía de los niños

Así que aquí tienes un listado de actividades que, aparte de divertir, también pueden ser beneficiosas para mejorar la caligrafía. En todas ellas se trata de practicar el movimiento y la precisión de los dedos, la muñeca y el brazo dominante.

- Dibujar. Usa diferentes texturas de pintura. No es lo mismo la presión que debemos ejercer cuando usamos acuarelas que cuando pintamos con rotuladores. Tampoco será lo mismo dibujar en un papel que en una pizarra; cuanto mayor sea el espacio que le facilites mejor lo tendrá para que el trazo le salga con soltura.

- Jugar al futbolín. Para jugar bien al futbolín se necesita tener un buen control del movimiento de las muñecas. Lo interesante en este caso es que se vayan combinando movimientos suaves con movimientos más fuertes pero controlados para que la pelota entre en la red.

- Hacer malabares. En este caso los malabares o cualquier juego similar (como por ejemplo rodar una pelota de básquet con la mano) requiere dominar bien el movimiento tanto de los dedos de las manos como de las muñecas y los brazos.

- Doblar calcetines. Este ejercicio también requiere la destreza de muñecas y dedos, y además puede servirnos para que nos echen una mano de vez en cuando.

 Como ves los niños tienen la oportunidad de mejorar su caligrafía con simples ejercicios fáciles de hacer y que no tienen por qué ser aburridos ¡hasta con la última propuesta se lo pueden pasar bien! 

Fíjate en qué es lo que más le gusta hacer y ofrécele manera divertidas de ejercitar manos, dedos y brazos para que los profesores puedan entender mejor qué ha escrito. 

Esto le dará más seguridad a la hora de escribir y facilitará también que las redacciones sean más enriquecedoras, pues si domina bien cómo coger el lápiz para escribir podrá relajarse y centrar su atención en redactar todo lo que quiera contar.

Juega a hacer las letras del alfabeto con las manos

Ad