Retraso madurativo en niños

Niños que no maduran acorde a su edad

El retraso madurativo es un tipo de diagnóstico que se hace a edades muy tempranas. Se hace porque en los niños con edades comprendidas entre los 2 y los 6 años es difícil descartar o confirmar otros diagnósticos. En Guiainfantil.com te contamos cómo saber si tu hijo tiene un retraso madurativo y qué hacer.

Síntomas que alertan de un retraso madurativo

Retraso madurativo en niños y niñas

En los niños que sufren el retraso madurativo se puede observar:

- Que dicho retraso les afecta a diferentes áreas del desarrollo como puede ser: la social, la cognitiva, la motora, la afectiva,… Deben ser varias las áreas afectadas, dos o tres, al menos. Si solo hay un área afectada hablaríamos más bien de un retraso en esa área. Por ejemplo, si solo estuviera afectada la motricidad, se hablaría de retraso motor…

- En muchas ocasiones trae asociada la baja autoestima y falta de motivación, ya que percibe sus habilidades como inferiores en comparación con otros.

- El retraso madurativo suele ir acompañado de dificultades en el aprendizaje.

Además, el retraso madurativo se considera un retraso cronológico. Cuando se da, se observa cierto retardo en el desarrollo aunque el niño sigue evolucionando. Es decir, la adquisición de hitos del desarrollo se dan, pero con una demora en el tiempo. Por eso, el retraso madurativo no debe considerarse como un problema grave, ya que con la estimulación adecuada y el paso del tiempo suele normalizarse el ritmo de desarrollo en la maduración del niño.

Causas del retraso madurativo en la infancia

Las causas que pueden generar el retraso madurativo pueden ser:

- De carácter pre-natal como pueden ser causas genéticas, infecciosas, hormonales, etc.

- De carácter perinatal. A veces hay circunstancias que se dan alrededor del embarazo o el parto que hacen que el niño nazca prematuramente o con bajo peso.

- Post-natales como pueden ser traumatismos.

Estos tres tipos de causas se pueden interrelacionar con las experiencias que vive el niño con lo que le ofrece el ambiente:

- Falta de estimulación. El retraso madurativo puede estar asociado a una pobre estimulación. Por ejemplo, un niño puede tener retraso motor porque no dispone de oportunidades para jugar, subir, bajar, saltar, etc.

- Crianza inadecuada. Hábitos como el control de esfínteres o hábitos de autonomía como comer o vestirse se retrasan por actitudes pasotas o de sobreprotección en la crianza.

También se puede dar el retraso madurativo debido a una causa desconocida. Hay casos de maduración más lenta en niños que se dan por razones que no se pueden explicar.

Cómo afrontar el retraso madurativo en niños y niñas

Algunos consejos para enfrentarse al retraso madurativo son:

- Cuando se crea que algo relacionado con las áreas de desarrollo no va del todo bien, es importante acudir a un especialista. Es importante tener en cuenta la opinión de los adultos que formen parte del entorno del niño como los profesores, que puedan conocer de primera mano la evolución del desarrollo del pequeño.

- Una vez se tenga el diagnóstico positivo dar al niño una estimulación adecuada. La estimulación ha de darse en las áreas afectadas e incidiendo en el problema. Incluso, es mejor realizar la estimulación conveniente para cada área incluso antes de que sea evidente cualquier tipo de retraso.

- El uso de actividades para trabajar el retraso madurativo como: hallar la salida del laberinto, vestir al personaje, buscar la figura idéntica, o unir fichas según la temática que ayudan a la estimulación de las áreas afectadas.

- Hacer una revisión periódica para ver los progresos del niño.

Juegos para el baño del bebé

Ad