Qué hacer si tu hijo roba

Consejos para padres de hijos que roban

Durante los primeros años de vida los niños cogen todo aquellos que les genera interés sin entender que lo que hace está mal o bien.

Es alrededor de los 5 años cuando los niños tienen el concepto de propiedad y comienzan a entender lo que significa robar.

Qué motivos llevan a los niños a cometer robos

Cuando el niño roba

Los robos que cometen los niños desde preescolar hasta la adolescencia raras veces tienen que ver con la avaricia, la pobreza o los valores. Tienen que ver más con las necesidades y conflictos personales. Estos niños saben distinguir entre lo bueno y lo malo. Saben de la existencia de consecuencias pero aun así siguen cometiéndolos. Entonces, por qué se sienten tentados a robar:

- Problemas de autocontrol. Los niños saben que no se deben coger las cosas sin pagar, pero muchos al no tener el suficiente control sobre sí mismos no pueden evitar coger lo que no les pertenece.

- Llamada de atención. El niño se siente enfadado porque no recibe toda la atención que demanda.

- Rebeldía. Los niños roban por un simple desafío a las normas.

- Demostrar independencia de los padres.

- Búsqueda de identidad. Con el robo se demuestra valentía antes sus iguales y se encuentra la pertenencia a un grupo.

- Sustitución. Se busca sustituir la falta de cariño emocional por el cariño material.

También debemos tener en cuenta que los valores a veces entran en juego. El niño aprende de uno de los progenitores que robar o chantajear es bueno, por lo que para el otro miembro de la pareja es imposible enseñar valores teniendo este mal ejemplo en frente. Con ello, se elimina el valor de la lealtad, de la consideración hacia los demás.

Qué pueden hacer los padres si el niño roba

En los padres recae la tarea de darle el suficiente reconocimiento al niño para que se sienta como miembro importante de la familia y no desarrolle sentimientos que le lleven a cometer actitudes dañinas como el robo. Si los padres toman las medidas adecuadas, en la mayoría de los casos la acción de robar cesará a medida que el niño crezca. Algunas recomendaciones para tomar medidas adecuadas son las siguientes:

- Hacerle sentir que es parte activa en la familia.

- Mostrar interés por las actividades que hace.

- Hablar. Sentarse con el niño y preguntarle por qué roba y cuál es el fin que persigue.

- Cuestionárselo. Preguntarle qué sentido tiene para el niño robar y explicar que esta acción perjudica a otras personas.

- Confianza. Hacer ver al niño que robar merma la confianza de la familia.

- Privacidad. No menciones el incidente todo el rato y que se mantenga la confidencialidad del asunto.

- No juzgar. Sin etiquetas, sin insultos, mantén la calma.

Si después de tomar estas medidas los robos continúan persistentemente puede deberse a un problema mayor en el desarrollo emocional del niño. Por ello, es recomendable sopesar la idea de acudir al psicólogo infantil o al psiquiatra. Con la ayuda profesional se podrán diagnosticar las razones reales por las cuales el pequeño tiene necesidad de robar y planificará un tratamiento adecuado como por ejemplo, aprender a establecer una relación de confianza.

Frases de amor para educar y motivar a los niños

Ad