Niños que hablan de forma inconexa y cuesta entenderles

Niños cuyo pensamiento va más rápido que el habla

Hay niños cuyo pensamiento va más rápido que el habla, y terminan hablando mal, de forma inconexa y cuesta comprenderles, ¿cuándo es un problema? 

Muchas veces oímos a mamás y papás decir que sus hijos piensan más rápido de lo que hablan, y llega un momento en que no se les entiende. ¿Hasta qué punto es así? ¿Constituye esto un problema en el lenguaje? 

Cuando el niño habla de forma atropellada y no se le entiende

Niños que no se les entiende cuando hablan

El desarrollo del lenguaje en el niño pasa por una serie de fases o etapas que no se da en todos los niños igual. Aunque la aparición y desarrollo del lenguaje se da con una notable regularidad,  está influido por factores ambientales, madurativos o por ambos, por lo que hay niños que aprenden antes que otros, sin significar esto un problema o un retraso.

Puede ocurrir que cuando el niño no tiene los suficientes recursos en el nivel de expresión oral, el niño no sepa muy bien cómo organizar y expresar sus ideas y pensamientos y puede darse un habla atropellada, desorganizada, y a veces no se entiende muy bien lo que quiere decir. 

Hay que tener en cuenta la edad del niño, no es lo mismo que esto le ocurra a un niño de 4 años que a un niño de 7. Hay que entender por lo tanto cómo se desarrolla el lenguaje en el niño, sobre qué pilares se apoya, y cómo evoluciona en relación con otras habilidades y capacidades.

Alrededor de los 4-5 años, se supone que los niños ya han adquirido cierto nivel de vocabulario, emplea frases con estructuras complejas, ajusta el lenguaje al contexto y al interlocutor, han adquirido ya la totalidad de fonemas, etc...  Para poder hablar de un problema o dificultad en el habla, tenemos que tener en cuenta otros aspectos y factores  como por ejemplo, el nivel de desarrollo del niño. 

Puede darse un momento en el que se produzca una disincronía en los más pequeños, en el que su pensamiento va más rápido y es más complejo de lo que ellos son capaces de hablar, y puede darse un habla atropellada, repiten palabras, y a veces no se les entiende. Pero esto no es un problema, es algo  evolutivo y con el tiempo esto pasa. El papel de los padres es fundamental, tener paciencia, no regañarles o decirles que no se les entiende, tener en cuenta que los niños pequeños hablan mal muchas veces, no hablarles con un lenguaje infantil, ayudarles a organizar su discurso, etc...

Por lo tanto, podemos hablar de ciertas dificultades que son propias del desarrollo evolutivo del niño, pero cuando estas persisten, quizás nos encontramos ante un problema o dificultad específica en el lenguaje, (dislalia, Disfemia o tartamudez, TEL, retraso del lenguaje...) , o puede estar relacionado con algún otro tipo de dificultad, (TDA-h, altas capacidades, retraso madurativo...) y tendrá que ser analizado y evaluado por los profesionales adecuados.

La evolución del bebé y su entorno mes a mes

Ad