Niños manipuladores. Cómo corregir su conducta

Qué hacer si nuestro hijo muestra una conducta manupulativa

Los niños representan la inocencia, la ingenuidad y la bondad. ¡Por supuesto! Pero, es innegable que muchos niños utilizan la manipulación, con las personas de su entorno, para salirse con la suya. Nacemos teniendo en nuestra cabeza un tabla rasa sobre la que vamos construyendo según nuestras experiencias y aprendizajes a lo largo de nuestra vida. 

Los niños no nacen siendo manipuladores sino que aprenden que la manipulación es una herramienta poderosa para conseguir aquello que quieren y la ponen en práctica cuando consideran oportuno. 

¿Cómo manipulan los niños? 

Niños manipuladores 

Es posible que el niño haya aprendido a utilizar la manipulación porque ha observado este tipo de comportamientos en alguna persona de su entorno. ¡Ojo, los adultos también utilizamos la manipulación con frecuencia!

Normalmente lo que sucede es que los niños aprenden que la manipulación puede ser una herramienta útil para ellos por puro azar. A continuación, ponemos un sencillo ejemplo:

- El niño le pide a su madre que le compre una piruleta y su madre le dice que NO.

- El niño comienza a llorar y a insistir para que su madre le compre la piruleta pero su madre vuelve a decir que NO.

- El niño sube su nivel de agresividad. Además de llorar, comienza a gritar y a patalear. Su madre continúa diciendo NO.

- El niño sube aún más su nivel de agresividad. Llora, grita, da patadas, insulta y comienza a tirar los artículos del supermercado. La madre finalmente se pone muy nerviosa, se enfada y decide comprar la piruleta para poner fin a esa situación que se ha generado en el supermercado. 

¡ERROR! En esta ocasión el niño ha ido aumentando su nivel de agresividad para ver si así su madre cedía y le compraba su piruleta. Y, así ha sido. ¿Qué es lo que sucede entonces? Pues muy sencillo, el niño ha aprendido que cada vez que quiera conseguir algo tan solo tiene que aumentar su agresividad para finalmente conseguirlo. Como con esta estrategia ha conseguido salirse con la suya, la incorpora a su repertorio para poder utilizarla en próximas situaciones similares. 

Qué hacer si nuestro hijo intenta manipularnos

- Lo más importante, cuando el niño utilice este tipo de conductas de manipulación, es que los padres no cedan ante ellas. Deben aprender que con la manipulación no van a obtener ningún beneficio. Pero, para ello los padres deben controlar sus emociones y no permitir que el niño obtenga nada por estas vías. 

- En lugar de enfadarnos y perder la calma ante el comportamiento de nuestro hijo, debemos permanecer tranquilos. Es necesario que el niño perciba que no ha sido capaz de desestabilizar emocionalmente a sus padres, debemos mostrarnos firmes en la postura de no ceder ante su manipulación. 

- El niño tiene que aprender que con esos comportamientos no va a recibir nada, ni siquiera la atención de sus padres. Solo debemos atenderles y comunicarnos con ellos cuando su conducta inadecuada haya cesado. 

- No podemos olvidar que los dos ingredientes fundamentales para criar y educar a nuestros hijos con éxito son la disciplina y el amor. Ambos deben estar equilibrados. ¡La disciplina es necesaria! No ceder a sus intentos de manipulación es uno de los mejores regalos que podemos hacer a nuestros hijos.

Por último, os animamos a que intentéis responder a estas preguntas: ¿Dónde suele comportarse así? ¿Con quién suele hacerlo? ¿Qué hace para manipular? Seguro que tras dar respuesta a estas preguntas vais a obtener mucha información y os va a ayudar a manejar eficazmente las conductas manipulativas de vuestro hijo. 

Frases de amistad para educar y motivar a los niños

Ad