Mi hijo me chantajea emocionalmente

Chantaje emocional de los hijos a los padres

¿Tu hijo te chantajea emocionalmente para salirse con la suya? En este artículo hablamos del chantaje emocional que algunos niños hacen con frecuencia a sus padres para conseguir todo lo que quieren. Además, ofrecemos recomendaciones claras y concisas para gestionar esta situación de manera eficaz. 

El chantaje emocional en la infancia

Chantaje emocional de hijos a padres 

Los niños utilizan el chantaje emocional como arma para manipular y ejercer control sobre sus padres. Para conseguir que sus padres actúen conforme a ellos les interesa, recurren a la culpa, al miedo, a la preocupación, a la amenaza, etc. Es decir, el niño que hace el chantaje emocional le genera a sus padres emociones negativas de las que no pueden librarse si no hacen lo que el niño les solicita. 

Finalmente, los niños ganan la batalla, hacen de sus padres auténtico presos emocionales y por supuesto, consiguen llevarlos a su terreno. ¡Increíble pero cierto!

Para que este tipo de conductas no vayan a más, es importante introducir algunos cambios en la relación con vuestro hijo o hija. A continuación, os proporcionamos una serie de recomendaciones:

- Evita chantajear a tu hijo. Muchos padres se quejan de que sus hijos utilizan el chantaje emocional con ellos para conseguir lo que quieren pero, en muchas ocasiones, lo que sucede es que los padres también chantajean emocionalmente a sus hijos para tener más control sobre ellos. ¿Es tu caso? ¡Piénsalo! No olvidéis que sois el modelo en el que el niño fija su atención.

- No pierdas la calma. Es fundamental permanecer tranquilo cuando el niño está utilizando la manipulación como artimaña para que finalmente caigáis en sus redes. Decía Julio César que "la ira furor breve es". Y efectivamente la ira, al igual que cualquier otra emoción, dura tan solo un corto periodo de tiempo. Si nos mantenemos en una postura firme y calmados, pronto observaremos como nuestro hijo comenzará también a tranquilizarse y no continuará utilizando el chantaje.

- No cedas. Puede ser que tu hijo solo haya utilizado el arma del chantaje emocional en una sola ocasión. Sin embargo, si has observado que recurre con frecuencia al chantaje emocional, para salirse con la suya, es porque previamente le ha dado resultado y por ello repite esta manera de funcionar para lograr aquello que quiere. No cedas bajo ningún concepto ante su chantaje emocional por mucho daño, malestar e incomodidad que te haga sentir. El niño debe aprender que con ese tipo de conductas no va a obtener absolutamente ningún beneficio. Cuando tome conciencia de que con esa conducta no obtiene nada, pronto cambiará de estrategia. ¡Los niños son muy hábiles!

- No entres en su juego. No basta con no conceder al niño lo que desea tras haber sido chantajeado emocionalmente por él. Es a su vez necesario que el niño no logre desestabilizar emocionalmente a sus padres. Muchas veces los padres se ven envueltos en discusiones acaloradas, justificaciones y reproches sin sentido. En este momento de vulnerabilidad los padres son más proclives a ceder ante las demandas de su hijo para finalizar la discusión y reducir el nivel de tensión. ¡No entres al trapo! No solo es importante que el niño no consiga lo que desea mediante chantaje emocional sino que es imprescindible que aprenda que no tiene poder ni control sobre las emociones de sus padres. 

Frases de amor para educar y motivar a los niños

Ad