Consejos para evitar que tu hijo se convierta en un adolescente rebelde

Los niños que sufren serán adolescentes rebeldes, así que prueba a ayudarle

No esperes cambiar el estilo de comportamiento de un adolescente, ahora ya no es el momento de darle pautas a seguir, ahora, solo queda empatizar con él, y entender de dónde viene su rebeldía. 

Recuerda que no hay adolescentes problemáticos, sino niños que crecieron con sufrimiento, aún habiéndole dado todo como padres. Y es que, la percepción de cada uno, de cómo siente lo que recibe, es una percepción a la que no podemos llegar, solo aceptar la respuesta que nos devuelve nuestros hijos en la adolescencia, después de haberle dado todo lo que pensábamos que era lo mejor para él, como niño. Aquí tienes algunos consejos para evitar que tu hijo se convierta en un adolescente rebelde.

4 importantísimos consejos para evitar que tu hijo se convierta en un adolescente rebelde

Adolescente reblede

Si cambiar tu propio comportamiento cuesta, ya es suficientemente duro, puesto que requiere concienciación sensitiva, motivación fuerte y una persistencia decidida, cambiar los hábitos de comportamiento de otra persona durante una discusión es algo prácticamente imposible. 

- “Cambia tú y cambiará el mundo”

Por ello, lo primero que vamos a hacer es, centrarnos en lo que dices y haces cuando estás con una persona “difícil”. Obsérvate y anota todo lo que has sentido, tanto a modo sensorial, como emocional o cognitivo (qué notas en tu cuerpo, qué has sentido, qué has pensado).

Y lo siguiente, será, tomar las fuerzas suficientes para cambiar tu patrón habitual de relación con esa persona, y esto hará que cambie la relación entre ambas. Te tienes que proponer realizar el cambio para relacionarte a partir de ahora, de manera diferente, y para ello, puedes utilizar estos consejos:

1. Abandona viejos resentimientos y empieza a construir relaciones más cooperativas. Para ello, invierte tiempo y energía en la educación de los hijos. Sin esto, es difícil que consigamos que las relaciones mejoren.

2. Aprende a poner límites. Parte de lo ocurrido en la relación con el adolescente rebelde es, que hemos puestos limites porosos, con lo cual, ahora, puede ser el momento de buscar normas y consecuencias, en el caso de no cumplirse. Estas normas, debes ser consensuales por el adolescente y los padres.

3. Ayúdale a gestionar el sufrimiento. Como decía antes, el niño ha crecido con algún sufrimiento que ahora manifiesta a través de la rebeldía, ayúdale a gestionar ese sufrimiento, si crees que no estas preparado, búscale y ofrécele ayuda. Pero… ese sufrimiento ha sido interpretado por alguna carencia de sus padres, con lo cual, también explora dentro de ti o de vosotros, para averiguar cuál es la creencia o carencia que ha interpretado como disminuida o negativa.

4. No cargues a tu hijo con demasiadas responsabilidades. Por último, en el caso de madres que están separadas, o que el otro progenitor no se hace cargo de la educación de su hijo, suele ocurrir que las madres buscan el apoyo o cariño que les falta a través de la relación de sus hijos, haciéndolos responsables o maduros de algo que no les corresponde, por lo tanto, mamá, trabájate esa carencia, para equilibrar la relación.

A partir de ahora, tenéis que aprender a co-crear una nueva historia familiar, entre todos y para ello, debes ser amable en tus nuevos planteamientos y comprensión hacia ellos, debes responsabilizarlos sin culpabilizarlos, debes animarlos a cambiar sin ir más allá de sus límites o ayudarlos a ampliar sus recursos para enfrentarse al nuevo mundo de las relaciones que se le propone.

Recuerda que queremos hijos queridos y no perfectos, por ello, acepta su imperfección y no le evites las consecuencias de sus decisiones, aunque nos duela y sintamos que es nuestro deber protegerles, no aprenderán de otra manera hasta que no experimenten sus propias decisiones, y nosotros siempre estaremos ahí para ayudarles a reponerse.

Ad