Cómo enseñar al niño a aceptar sus limitaciones

Cuando el niño no vale para algo pero se empeña en hacerlo

  • compartidos

Los padres sabemos lo importante que es motivar y apoyar a nuestros hijos en aquellas actividades que les gustan y les apasionan. Pero igual de importante es motivarles, como ayudarles a ser conscientes de sus capacidades y limitaciones y también a ser realistas.

Muchos niños quieren ser futbolistas, cantantes,  bailarines, actrices, astronautas... Independientemente de aquello que quieran hacer, es importante enseñarles que hay que esforzarse y ser constantes para lograr aquello que queremos, que hay que trabajar para llegar a ser aquello que queremos ser. 

Pero hay ocasiones en que nuestros hijos quieren ser algo para lo que nosotros como padres pensamos o creemos que no tienen cualidades....¿qué debemos hacer? ¿les decimos que no valen para eso y les ahorramos un disgusto? ¿ les animamos a seguir aunque pensemos que se van a estrellar? Te contamos cómo enseñar al niño a aceptar sus limitaciones.

El niño no vale para algo pero se empeña en hacerlo, ¿debemos romper su sueño?

Enseñar al niño a aceptar sus limitaciones

Lo que a muchos padres nos saldría hacer es decirles "cuanto antes" que no valen para eso, y de esta manera les ahorramos el sufrimiento de fracasar o de la frustración por no lograr lo que se proponen. 

Pero esa opción, quizás no sea la mejor de todas. Si le digo a mi hijo o hija que no intente algo, que no vale para eso, que no tiene cualidades, o intento disuadirle de que no haga eso que le gusta,  le estoy diciendo que no confío en él ni en sus posibilidades, y puedo  generar en él inseguridad.

Es importante explicarle que no todo el mundo que quiere ser cantante lo es, o no todo los que quieren ser futbolistas de un equipo de primera lo logran y que tiene que ser consciente de eso, pero que si no lo consigue no pasa nada, porque hay más cosas para las que vale. Tal vez mi hijo quiere ser cantante, pero pensamos que no tiene voz para ello, y no hace más que pedirme que por favor, le lleve a música, a canto, a coros...¿tenemos que decirle que no porque creemos que no vale? Quizás ahora no cante como los ángeles, pero ¿por qué no dejarle que haga lo que le gusta? tal vez en un futuro no llega a ser cantante de éxito, pero tal vez pueda enseñar música o canto, y lo más importante, disfrutará haciendo lo que le gusta. 

Consejos para enseñar al niño a aceptar sus limitaciones

Si mi hijo o hija quiere ser futbolista, tal vez lo que quiera es ser como sus ídolos, famosos y jugando en un gran equipo de primera. Pero llegar a ser eso, no depende tanto de sus cualidades, sino de que esté en el lugar adecuado en el momento adecuado, y eso es lo que tenemos que hacerle ver al niño o niña, y que hay más opciones relacionadas con lo que les gusta, (ser entrenador, periodista deportivo, etc...). Debemos enseñar al niño a aceptar sus limitaciones.

No se trata pues de quitarles cuanto antes esa "loca idea" de la cabeza para que no se estrellen en el futuro. Tampoco se trata de decirles que serán los mejores futbolistas, tenistas, pintores, arquitectos, cantantes, actrices... Entre uno y otro puntos hay un término medio, que es que debemos tratar de enseñarle al niño, es que si quiere conseguir algo, tiene que esforzarse para ello y dejarle claro que no será un camino fácil. Esto es válido para cualquier "futuro profesional" que nuestro hijo desee alcanzar.

Ser futbolista es más que dar patadas a un balón, ser cantante algo más que cantar en casa e imitar a nuestras estrellas, ser pintor algo más que saber dibujar. Y eso es lo que tenemos que transmitir y enseñar a nuestros hijos. Enseñarles que es un trabajo duro, y que, sin perder de vista su meta, también es bueno tener un plan B, una opción más, por si no logro exactamente eso que quiero. También es importante que creamos en ellos, porque si el camino que elijan es duro y van a encontrarse muchas piedras en el camino, los padres no deberíamos ser una más. Si creemos en ellos y le apoyamos, reforzaremos su autoestima y creerán en ellos. Esto es válido para cualquier meta que se propongan nuestros hijos. 

Tenemos que evitar imponer nuestras creencias en nuestros hijos, y no proyectar nuestras inseguridades en ellos, o pensar "pobrecito, se va a estrellar". Es más importante que aprenda a sobreponerse de un "fracaso" a que no se enfrente nunca a una situación complicada por miedo a eso, a fracasar. Pero tampoco debemos venderles "motos" y que viven en una falsa realidad en la que si quieren conseguirán todo lo que quieran.

Así que, por muy mal que cante nuestro hijo con 7 años, si su pasión es cantar, ¿por qué no apuntarle a un coro? Para que se cuenta de que eso no es lo suyo, ya tendrá tiempo, así que mientras tanto... ¿por qué negarle que disfrute de aquello que le gusta?

Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

Ad