Cómo educar a niños muy sensibles

Consejos para padres de hijos altamente emocionales

Los niños sensibles, al igual que el resto de niños, necesitan una educación adecuada a su forma de ser. Una educación que les ayude a potenciar todas sus cualidades y habilidades innatas sin olvidar proporcionarles las herramientas necesarias para reducir su habitual sensación de vulnerabilidad ante las miradas, comentarios o críticas de los demás.

¿Cómo son los niños sensibles?

Educar niños sensibles

Los niños sensibles, ya desde los primeros meses de vida, reaccionan de un modo especial a los sonidos, texturas, aromas, colores pero también a los gestos, a las palabras y a las miradas de personas de su entorno.

Son niños con muchas cualidades positivas pero hay 3 características que debemos tener en cuenta al educarles:

- Alta capacidad empática. Captan los estados emocionales de las demás personas rápidamente. Sin embargo, esta habilidad social tan positiva les puede hacer sufrir mucho si no les enseñamos a manejarla adecuadamente. Bien dirigida es una habilidad que les ayudará mucho en sus futuras relaciones sociales y laborales.

- Alta emotividad. Sus emociones les desbordan. Emociones positivas como la alegría, la ilusión, la sorpresa o las negativas como el dolor, la decepción o la rabia pueden representar un auténtico drama o una explosión de euforia por el modo en las que los niños sensibles las perciben.

- Alto dramatismo. Suelen sufrir mucho ante cualquier adversidad o contratiempo. Cualquier acontecimiento negativo puede representar el peor día de su vida. Sufren porque su amigo está triste, porque se han peleado con su compañero de clase o porque su maestra no le ha dicho nada sobre el bonito dibujo que han realizado. Así que es habitual también que les escuchemos quejarse por todo.

Así que si educar a cualquier niño ya es un reto para todo padre que desee hacerlo bien, educar a niños sensibles parece serlo aún más debido a su alta emotividad y dramatismo. Como cualquier otro niño necesitan padres afectuosos, cálidos y comprensivos. Padres que les acepten tal y como son ayudándoles a sentirse seguros. 

Los niños sensibles necesitan sobre todo:

- Sentirse queridos y escuchados. Todos necesitamos contacto físico para sentirnos bien. Todos necesitamos sentirnos escuchados y atendidos. Pero los niños sensibles especialmente son niños que necesitan mayores demostraciones de afecto, comprensión y atención. Disfrutan con el contacto físico y de las conversaciones con los demás, tengan la edad que tengan.

- Comprensión y empatía. Son niños que necesitan explicar cómo se sienten y lo que necesitan para sentirse bien. Necesitan que nos pongamos en su lugar y comprendamos su punto de vista. 

Películas para ver en familia

Ad