Cómo enseñar a tu hijo a cuidar de su mascota

Consejos para que los niños se hagan cargo de sus mascotas

  • compartidos

Casi todos los niños se sienten atraídos por los animales y no es raro que desde bien pequeños empiecen a demandar el cuidado de una mascota, pero el simple deseo de quererlo no basta, sino que implica responsabilidades, así que esta elección debe ser hecha con mucho cuidado y conciencia. 

Tu hijo pasará grandes ratos con su animal de compañía, pero si además de jugar, quieres que se haga cargo de ella, te contamos cómo enseñar a tu hijo a cuidar de su mascota.

Consejos para que tu hijo aprenda a cuidar de su mascota

Enseñar al niño a cuidar de su mascota 

Cuando el niño es muy pequeño, es decir, sobre los 3 años, momento en el que empiezan a interesarse por las mascotas, lo mejor es escoger un animal sencillo de cuidar y que no sea agresivo, como las tortugas o los peces. Además, puedes seguir estas pautas para que hijo aprenda a cuidar de su mascota: 

- Lo más importante es enseñar al niño que su descuido puede acarrear duras consecuencias, como que nuestra mascota se ponga enferma e incluso pueda morir. Aún así, el cuidado de la mascota debe ser algo divertido para el niño, debe ser una obligación que le convierte en una persona mayor, que le haga sentirse mejor y que le ayude a coger confianza en sí mismo, por supuesto, tener una mascota es una responsabilidad de toda la familia y debemos asumir que al final seremos nosotros los que deberemos ayudarle a cuidar al animal.

- No se recomienda tener perros a cargo del niño hasta los 6 años de edad y, en un principio, es conveniente que sean razas amistosas y nada agresivas, como los bóxer, los dálmatas o los labradores. Tampoco conviene tener perros delicados, ni violentos, y hay que tener un cuidado especial con las razas pequeñas ya que suelen ser muy posesivas con sus amos y alguno de la familia puede que se lleve algún mordisco que otro.

- Es crucial inculcar al niño la empatía por el animal, enseñarle que tiene sentimientos, que puede estar triste, enfadado o demasiado juguetón, y que hay que educarlo sin dañarle, respetándole en todo momento. Una buena manera de conseguir este respeto, especialmente cuando los animales son demasiado buenos y se dejan hacer de todo, es decirle al niño que su mascota depende de él, que le quiere mucho y que no comprende porque le trata mal o porqué le trata como un juguete, y que si no le cuida bien el animal dejará de querer estar a su lado o le cogerá miedo. Fomentar la empatía es vital en todos los casos.

- Hay que tener cuidado con los gatos, hámster y animales exóticos que suelen ser más salvajes e inesperados y pueden agredir al niño sin querer si no los tratan con cuidado, en estos casos es mejor dejarlos para cuando el niño tenga 8 años.

- El juego es básico para enseñarle a cuidarle. Podemos explicarle que si le cuidamos y educamos adecuadamente siempre estará a nuestro lado, será nuestro amigo, y nos respetará. Ponerle comida, agua fresca cada día, limpiar el arenero, o pasearle pueden convertirse en rutinas divertidas “Yo te cuido a ti, y tú cuidas a tu mascota”.

El paseo, los juegos de pelota y el cariño, le ayudarán a conocerse mejor, y por supuesto siempre deben estar bajo nuestra supervisión, sobre todo con los niños más pequeños. La hora del baño puede ser un momento divertido, y le encantará ayudar a enjabonarle y cepillarle.

Instinto maternal de los animales

Ad