Niños que no se gustan a sí mismos

Cuando el niño no se quiere y no se acepta tal y como es

La imagen que uno tiene de sí mismo es la base para sentirnos bien con nosotros mismos y competentes para realizar cualquier actividad y poder relacionarnos con los demás de forma adecuada. Aceptarnos a nosotros mismos no es algo innato, por es importante conocer el origen y trabajar en ella en casa para intentar mejorarla. 

El concepto que uno tiene de sí mismo está formado por ideas propias y ajenas (como la tuya, la de los profesores o sus amigos), sobre este último es el que más acaba influyendo en la imagen de él. Cuando hablamos de que un niño no se gusta a sí mismo, que no se quiere, puede ser que no se acepte a nivel general o sólo esté afectada una o varias áreas de su vida por ejemplo a nivel físico, académico, emocional o en su relación los demás. 

Síntomas para reconocer si tu hijo no se gusta a sí mismo

Niños que no se gustan a sí mismos 

Perfeccionistas y excesivamente críticos con ellos mismos: Nunca llegan a las expectativas que tienen y se machacan por no llegar a él. En el caso de un niño con baja autoestima buscan un ideal de perfección gracias a la sociedad en la que viven o incluso con la comparación con los demás difícil de alcanzar, en lugar de aceptarse a ellos mismos. Por ejemplo, "sueño con crecer para no ser el bajo de la clase o con ver mejor para no tener que llevar gafas".

Tristes: Los niños que no se gustan a sí mismos, tienen gran dificultad para identificar cualidades en ellos mismos y sólo ven las dificultades que tienen.  Por eso les cuesta sonreír y suelen aislarse. Son niños que te dicen que “no valgo para nada” “Soy malo en todo”

Inseguros: Les cuesta tomar una decisión y enfrentarse a algo nuevo por miedo a cometer errores. Por eso, rara vez se presentan voluntarios, a pesar de saber algo. Prefieren decir que no saben a fallar en alguna respuesta. Por eso, muchas veces dejan de intentar hacer cosas nuevas por ejemplo, un deporte nuevo o una salida.

Necesidad de aprobación: Necesitan que su padres, amigos o profesores estén reconociendo la labor que hacer para que ellos empiecen a tener una imagen positiva de él. Por eso, muchos recurren a las redes sociales como medio para lograr ese reconocimiento. 

Cómo fomentar la autoestima de tu hijo para que se acepte así mismo 

Si tu hijo no se gusta a sí mismo, escucha y permite que exprese lo que le pasa: Durante el día a día es difícil sacar momentos para poder hablar tranquilamente con tu hijo. Además, hay niños que tienen más facilidad para hablar que otros. Así que es importante que cuando le preguntes sobre el colegio o sobre sus emociones estés atento. Deja las distracciones y dedícale ese instante a él sin interrumpirle para intentar descubrir los motivos que tiene para no gustarse.

Crea un clima positivo en casa: Para ello es importante que le motives o elogies cada vez que intente hacer algo que le cueste y lo haga bien, aunque eso sólo no será suficiente sí que ayudará a que empiece a valorarse más. Olvida los reproches, las comparaciones con los demás o incluso las críticas o comentarios despectivos hacia él como que es un “pesado”, “tienes un comportamiento de un niño pequeño” “eres un llorica” …

Construye un ambiente en que pueda explorar sin miedo a fallar: A veces jugar con tu hijo y que él vea que incluso tú puedes perder o cometer fallos puede ayudarle enormemente. No se trata de perder, lo que sin duda le va a ayudar mucho será la actitud que vayas a tomar ante estos errores.

Valora el esfuerzo, no el resultado: Cuando un niño no se gusta a sí mismo, la actitud que tomes y la forma de enfocar los problemas en los primeros años de su vida, ayudará a definir la actitud que tome consigo mismo y con su autoestima en un momento dado. Por eso, es importante que dejes de darle tanta trascendencia a las notas que saque y empieces darte cuenta de que hay otras cosas que son importantes y que tu hijo tiene, pero quizás ninguno de los dos valoráis. 

Frases de amor para educar y motivar a los niños

Ad