Enseñar al niño a separarse de ti sin dramas

Cómo evitar que el niño sufra ansiedad cuando te vas

Uno de los primeros dramas que experimentan padres e hijos es el de la separación, ya sea porque, por ejemplo el pequeño empieza la guardería, los padres tienen que reincorporarse a trabajar, etc. Cuando se da esta separación en los primeros años de vida del bebé, lo habitual es que estas despedidas estén llenas de llantos y rabietas. Por ello es importante enseñar al niño a separarse de ti sin dramas.

Cuándo aparece la ansiedad por separación en los niños

Enseñar al niño a separarse de ti

La clave en todo este proceso es lo que podemos llamar como el síndrome de inseguridad en los niños. La inseguridad es un proceso normal que forma parte de manera natural en el desarrollo de los niños. Funciona de la siguiente manera: a los niños les gustan las repeticiones, les dan seguridad. Así, cuando se dan cambios en el ambiente o el medio donde el niño está viviendo, el pequeño, en la búsqueda de su equilibrio interno y poder adaptarse a los cambios que se han producido ofrece respuestas en forma de dolor, malestar, miedo y angustia que lo paralizan como método de defensa. 

A medida que los niños crecen responden de diferente forma cuando se tienen que separar de sus padres. Los niños en su maduración y desarrollo van adquiriendo nuevas capacidades que les harán responder de manera diferente a los cambios que se van produciendo en el ambiente y su entorno. Así:

- Antes de los 6 meses. Cuando los niños son recién nacidos podemos ver que los bebés se adaptan muy bien a otros cuidadores. La ansiedad y la angustia aparecen más en los adultos que en los niños ya que en este momento la mayoría de los bebés se adapta perfectamente a otras personas siempre y cuando se satisfagan todas sus necesidades.

- Entre 4 y 7 meses. Es en esta etapa cuando los niños desarrollan la permanencia del objeto. Los niños aprenden que lo que no pueden ver, no está. Por lo tanto, si sus padres se escapan de su visión significa que han desaparecido. Además, no entienden el concepto de tiempo, por lo que no saben sus padres volverán. Así, por ejemplo, para un bebé de esta edad da igual que su figura de apego esté en otra habitación de la casa o en el trabajo, o en otro país ya que para el pequeño será lo mismo y llorará como respuesta a la inseguridad que se ha creado.

- Entre 8 y 12 meses. Los niños cada vez son más independientes pero sienten inseguridad cuando se separan de sus padres. Es justo en esta etapa cuando se desarrolla la ansiedad de separación, los niños se sienten nerviosos cuando uno de sus padres se intenta ir. Los niños reaccionan llorando, aferrándose a su figura de apego y resistiéndose a que le cuide otra persona.

La edad de la aparición de la ansiedad por separación puede variar de un niño a otro. En algunos niños puede presentarse más tarde, entre los 18 y 36 meses, otros niños puede que nunca la lleguen a experimentar. También puede darse el caso que la ansiedad se desencadene por el hecho de que se dé un acontecimiento estresante para el niño como: el nacimiento de un hermano, una mudanza, empezar en una nueva escuela infantil, etc.

Pautas para enseñar al niño a separarse de ti

Hay padres que optan por desaparecer sin despedirse del niño, sin que se dé cuenta para ahorrarse la angustia de verle llorar, pero hacerlo aunque parezca la mejor forma de afrontar la situación es muy desaconsejado.

No escuchar al niño llorar, no significa que sentirá menos la separación, sino que se empeorará y hará que el niño experimente la sensación de abandono y angustia.

Lo mejor será que los padres se despidan y expliquen, aunque sea muy pequeño que volverá en poco tiempo. Aunque esto suponga angustia para los adultos y una rabieta para los pequeños, los niños comprobarán que es verdad lo que se dijo y se creará un clima de confianza. Para hacerlo, lo mejor es:

- Ir preparándole avisando de nuestra marcha unos minutos antes de la despedida.

- Evitar las caras tristes y de preocupación.

- Cuando se dé la despedida, dar un beso y no prolongarla. Cuando los padres se marchen, no volver y así sucesivamente.

- Si en el momento de la separación el niño se ha quedado angustiado, llamar para ver si ya está mejor.

Frases de amor para educar y motivar a los niños

Ad